Pintura metalizada

Una forma muy de moda de decorar un hogar es el uso de la pintura metalizada para pequeños objetos, sectores o superficies donde dará el toque de distinción suficiente, priorizando la delicadeza y armonía del conjunto.

Una forma muy de moda de decorar un hogar es el uso de la pintura metalizada para pequeños objetos, sectores o superficies donde dar el toque de distinción suficiente, priorizando la delicadeza y armonía del conjunto. Lo que debemos tener en cuenta si vamos a optar por esta forma de decoración es dónde lo vamos a implementar y en qué cantidad, dado que estos dos aspectos serán fundamentales para conseguir un correcto acabado.

Pintura metalizada

Pintura metalizada

Algunos de los lugares donde podemos usar la pintura metalizada son:

Pequeños objetos metálicos de cerámica, porcelana o madera. Este es uno de los lugares más indicados, dado su sencilla aplicación. Podemos pintar una lámpara, un centro de mesa o el marco de un cuadro o espejo.

Molduras o cenefas en cielorraso y paredes. Estos son espacios propicios para pintar con pinturas metalizadas, sobre todo en tipos de decoraciones clásicas. Sin embargo, también pueden ser utilizadas en decoraciones modernas, donde conseguirán dar un toque de excelencia.

En paredes. No nos referimos a pintar toda una pared con pintura metalizada, sino a darle algunos toques. Por ejemplo, podemos pintar con stencil simulando vinilos decorativos. La idea es, través de la técnica del stencil o estarcido, pintar dibujos como flores, guardas, patrones o cualquier otra forma deseada.

Otra alternativa es pintar líneas o pequeños sectores o franjas. En este caso proponemos hacer líneas en las paredes con motivos especiales o simplemente franjas horizontales o verticales anchas. En esta opción debemos tener cuidado y proteger el resto de la superficie para que no se manchen.

Finalmente, la última sugerencia es pintar paredes texturadas, donde no hay riesgo de que se aprecien las marcas del rodillo o pincel si se aplica con estas herramientas.

Lo que debemos recordar al momento de utilizar la pintura metalizada es principalmente que se trata de darle algunos toques, implementar unos pequeños detalles en el marco de una decoración. Utilizarla en demasía nos puede ofrecer un resultado no deseado, muy vulgar y poco delicado. Lo mismo sucede en el caso de no pintar con las herramientas indicadas o pinturas de baja calidad, el acabado será malo y la apariencia definitivamente no nos gustará.

Por supuesto, si tomamos los recaudos necesarios y los consejos que estuvimos desarrollando a lo largo de todo este post, los resultados pueden ser muy satisfactorios.

Vía│pintomicasa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...