Planificar la decoración de un espacio

Antes de poner manos a la obra en el trabajo de decorar un espacio de nuestro hogar es importante que realicemos una planificación del mismo. Son cuatro los aspectos fundamentales a los que le debemos prestar atención, El espacio que iremos a decorar, los gustos personales, la definición de las actividades que se realizarán en cada espacio y los elementos decorativos. A continuación analizaremos cada uno de ellos.

Planificar el trabajo es necesario para lograr un buen resultado

Para poner manos a la obra en la decoración de un ambiente interior es necesario planificar todo con anterioridad. No basta con ir viendo en el mismo momento qué tipo de estilo utilizaremos, de qué manera organizaremos los muebles o  qué elementos utilizaremos para decorar el lugar. Por lo menos si lo que buscamos es optimizar los tiempos obteniendo un buen resultado.

Cuando nos disponemos a decorar un ambiente de la casa, es normal que nos aparezcan preguntas que al no tener conocimientos en el area nos resulten difícil de contestar. Sin embargo, eso no es algo que no podamos solucionar, ya que siguiendo algunos pasos y conociendo algunos de los aspectos en los que debemos concentrarnos lograremos decorar un espacio, de manera correcta, sin la necesidad de contar con muchismos conocimientos en el mundo de la decoración.

De esta forma, los aspectos que debemos tener en cuenta al momento de planificar una refacción o decoración de una estancia son los siguientes:


El Espacio: Lo primero que debemos examinar es el espacio con el que contamos. Desde el punto de vista de las dimensiones del lugar y de los elementos que lo conforman, como asi también sobre las condiciones del mismo. Es decir, qué paredes son de carga, cuales son medianeras, si existen escalones o desniveles, puertas y ventanas, fuentes de luz natural, etc. Estos son todos factores fundamentales y primordiales para comenzar a darle forma a nuestra idea.

Una vez que hayamos observado cada uno de estos puntos, el siguiente paso será el de realizar un pequeño plano con medidas y detalles.

Los gustos personales: En este punto tenemos que planificar cuáles son los aspectos que más nos interesa suplir de acuerdo a nuestros gustos. Aquí no basta con elegir el mobiliario o los elementos decorativos que más nos agraden. En realidad, el objetivo de este aspecto es pensar en todas aquellas cosas que nos permitirán un bienestar total. Cuáles son los colores que nos inspiran, cuáles son nuestros hobbies, actividades, etc. para que tanto la distribución de los muebles como del espacio o los elementos que utilicemos para decorar estén bien relacionados a  ellos.

Definir usos y necesidades: Este punto va directamente relacionado con el anterior. Es decir, debemos definir la actividad que se realizará o a la que estará destinada determinada area del lugar. Asi, de esta forma, las decisiones prácticas y decorativas se tomarán en relación a esto.

Elementos decorativos: El último paso en la planificación es el definir los elementos que componen la decoración. Aquí pensaremos sobre: El espacio y su distribución; el estilo decorativo; la paleta de colores; la selección de texturas a utilizar en muebles, superficies y complementos; revestimientos de paredes y pisos; muebles, objetos y complementos de la decoración; iluminación artificial. Todo, teniendo en cuenta los primeros tres aspectos.

Fuente: EstiloAmbientacion

Foto: Decoracion por Amma arquitectura en Picasa Web

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...