¿Por qué incluir espejos en casa es una gran idea?

El espejo es un recurso decorativo atemporal. Incluirlo en las estancias del hogar puede ser de gran utilidad y belleza. Saber cómo emplearlos para luzcan en todo su esplendor es primordial.

Razones para tener espejos en casa

Fuente:
www.decoraciongimenez.com en Pinterest

Cuando queremos dar sensación de amplitud, ganar luminosidad o darle vida y estilo a un rincón, hay un elemento infalible en la decoración de interiores. Se trata del espejo, un recurso funcional que no pasa de moda. Su potencial en el diseño de interiores es amplio. Sin embargo, hay que evitar cometer errores al emplearlo. Por ejemplo, colocar espejos en varias paredes dentro de una misma habitación resulta abrumador y hasta atemorizante. No es nada agradable cuando se reflejan entre ellos y nos muestran ángulos extraños.

Como los espejos son multiplicadores de imágenes, hay que ubicarlos en sitios estratégicos para que reflejen algo que nos agrade. De lo contrario, será un desatino. Igualmente, su tamaño debe ser armonioso con respecto al mueble más cercano que tengan. Algo similar a lo que ocurre con los cuadros.

Cómo incluir los espejos en casa

Estas piezas lucen geniales cuando las colocamos en el salón de estar o recibidor. Este lugar se lleva la primera impresión de nuestros visitantes, por ello conviene añadirlos allí. Si cuentas con una pared frente a la puerta de entrada o diagonal, es el sitio ideal para disponer de un modelo de cuerpo entero. Te servirá para que chequees tu look antes de salir y ampliará visualmente la sala.

También se puede poner un espejo sobre el sofá. Es una alternativa a la clásica pintura, pero sus dimensiones deben ser proporcionales. Uno con un marco grueso, de color dorado o plateado, dará un toque glamuroso a la estancia. Si gustas, puedes optar por uno que viene seccionado, a modo de escultura. Es decir, ofrece una serie a juego y forman figuras.

Por su estrechez, los pasillos también son un sitio idóneo para estos elementos decorativos. Colocarlos al final, en la pared de fondo, creará la sensación de que el espacio es mucho más grande. Puedes ponerlo sobre una mesa o encima de ella. Así será una especie de tocador chic.

El infaltable de los dormitorios

Ya sea al lado, sobre la mesita de noche o sobre el tocador o peinadora, los espejos siempre aportan armonía en las habitaciones. Para los más osados. Colocar en la pared junto a la cama un espejo de grandes dimensiones avivará la pasión en las parejas. Claro, tampoco hay que abusar y colocar uno en el techo, pues se verá vulgar.

En los baños tampoco pueden faltar. Ellos cumplen un rol básico, pues sirven para ejecutar nuestras rutinas de higiene y acicalamiento. Para un toque retro o vintage, coloca varias luces alrededor del espejo del baño. Además de tener más claridad, sentirás que estás en un viejo camerino de Hollywood. Si el baño es pequeño, opta por los espejos que sirven de puerta para armarios que van sobre el lavabo.

Para que tus espejos siempre estén bonitos, recuerda darles el mantenimiento adecuado. Usar productos específicos para su limpieza evitará que se dañe, se mache o pierda la calidad del reflejo. Igualmente utiliza paños especiales para que no queden partículas de tela o papel pegados en el vidrio. Si lo deseas, puedes aplicar estos 5 trucos para que tus espejos no se empañen.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...