Cuadros para darle una nueva vida a tu casa

Cambiar los cuadros de la casa o agregar vinilos decorativos son algunas ideas sencillas para renovar los ambientes. Con el ornamento de las paredes puedes conseguir el cambio que deseas, para hacer de tu hogar un sitio contemporáneo

Cuadros para adornar las paredes

Fuente: blogs.hogarmania.com en Pinterest

A veces tenemos deseos de darle una nueva imagen a los espacios de nuestra vivienda, pero no contamos con un gran presupuesto. Una forma sencilla de lograrlo es renovando la decoración de las paredes. Con solo añadir cuadros o cambiarlos de posición, se le puede dar un aire distinto a la casa, pero hay detalles que se deberían considerar.

Como no se van a cambiar los muebles, ni los colores de los muros, lo primero que se debe hacer es contemplar los adornos que se tienen, para buscar siempre el equilibrio. Los cuadros que se elijan deben armonizar con la estancia, tanto en tono como en estilo. También se tiene que definir el impacto que se quiere lograr, pues no se trata de colgar piezas al azar.

Las pinturas de plantas exóticas, animales y otros motivos tropicales están en boga. Estos lucen geniales en espacios minimalistas, donde imperan los tonos neutros como el blanco, gris o beige. Si a su vez son combinados con plantas ornamentales, el ambiente que se crea es relajante y hermoso.

Igualmente, los diseños abstractos, y las pinturas en blanco y negro también son tendencia. Ellos destacan en decoraciones cálidas y sobrias. Los mismo ocurre con las fotografías en sepia, que dan un toque de elegancia a un estudio o dormitorio.

Renovar la decoración de tus paredes con cuadros

Definir las dimensiones y el número de elementos a colocar en una pared dependerá del gusto de cada quien. Sin embargo, hay pautas que puedes seguir para acertar en la elección. Por ejemplo, detrás de un sofá un cuadro grande se verá perfecto. Si posee mucho color, puedes prescindir del marco, para que sea él el protagonista. El tamaño no deberá superar el ancho del mueble, y lo mismo aplica si hay más de una pieza. El conjunto debe estar centrado y dentro de los límites.

El uso de varios cuadros, de diferentes formas y tamaños, en una gran pared blanca es una decisión acertada. Puede ser en un pasillo ancho, en un estudio o en una habitación. La mezcla que hagas será muy personal, pero las piezas deben guardar alguna relación entre sí. Una manera de hacerlo, es que todas poseen la misma enmarcación, preferiblemente en un tono oscuro o negro.

Dos o tres elementos colgados simétricamente darán una sensación de orden, y es la forma más fácil  y clásica de “vestir” una pared. Para lograr el objetivo, se debe medir muy bien el lugar donde se colocarán las obras, así como la altura, anchura y espacio que quedará libre entre cada una. Repetir los tonos del mobiliario en la pintura aportará más armonía y uniformidad.

Ideas para destacar

A veces no es necesario hacer agujeros en la pared para poner un cuadro. Una mesa alta o un mueble puedes destacarse apoyando una obra artística sobre él. La idea es súper práctica, pues podrás cambiarlo cuando quieras. Incluso en el suelo, un cuadro grande imponente se verá estupendo. La tendencia de decorar con cuadros en el suelo está de moda. 

Iluminar las piezas también es otra opción que enfocará las miradas al objetivo. Se puede lograr al colocar apliques a un aproximado de 20 centímetros del elemento. También las luces empotradas en el techo funcionan bien. Si vas a direccionarlas, procura que el ángulo se ubique a unos 30 grados de la pieza.

Otra forma para que el elemento sobresalga, es destacarlo con la misma pared. Por ejemplo, si hay un espacio al final de un pasillo, esa pared puedes pintarla de un tono distinto al resto y centrar en ella una obra de arte sin marco. Si buscas algo original, puede crear cuadros modernos con perchas y láminas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...