San Valentín: el amor y otros placeres

Celebra tu 14 de febrero de verdad, siguiendo las directrices de tu corazón enamorado, y sin caer en las garras de los grandes almacenes.

Enamorados

Llega ese día que nos emociona a todos, bueno, a casi todos. A aquellos que tienen pareja, para concretar. O para ser más específicos, a aquellos que siguen enamorados y siguen celebrando su 14 de febrero. Y es que este viernes vuelve San Valentín, como cada año. Solo que para muchos será una repetición de algo que ya fue, y otros lo vivirán como su primera vez. Y ya se sabe que las primeras veces son especiales, por no decir las mejores. Así que no podía faltar en Vivirhogar una breve mención a este día del amor abanderado.

Ya sabéis que los detalles hacen el todo. Y que lo que más se valora en los sentimentalismos es aquello que sale de nuestras propias manos, aunque económicamente siempre valdrá más un anillo que un abrazo, y unas flores que un beso. Pero ni siquiera la cena más truculenta puede sustituir la carga emocional de una sorpresa, de un vídeo casero, de una manualidad chapucera –o no tan chapucera-en la que hemos dedicado nuestras últimas horas. Así que os animo a que indaguéis por la red y os llenéis de ideas fabulosas con las que sorprender a vuestra pareja. Hay tantas que sería casi un error citar una y explayarme con ella aquí.

Pero tened siempre en el punto de mira que, después de todo, lo que realmente vale es aquello que no es copia ni imitación, sino originalidad propia. No hace falta ser artista para enamorar a nadie. Basta sentir para que la imaginación vuele alto y una vocecita interior nos diga cómo actuar este 14 de febrero. Tal vez una cena pero a la luz de las velas, que las tenemos olvidadas siempre en el cajón. O tal vez empapelar una pared llena de fotos. O quizá un joyero de recuerdo envuelto en un regalo inesperado. Tal vez un camino de flores. Un poema. Una carta. Una canción.

Y mientras el poder de Cupido nos lleva a hacer cosas maravillosas, veremos a los restaurantes tentándonos con menús suculentos, veremos a las tiendas de ropa matándose por vestirnos de amor a base de rebajas y packs regalo, y observaremos en los hogares que todo se va vistiendo de rojo, de corazones simbólicos y de lazos amorosos. Y mientras unos van labrando este caminito de rosas, otros todavía esperan a que llegue alguien con un ramo a su puerta, esperará una invitación al cine o andará cazando las ranas que algún día fueron príncipe azul.

Foto: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...