Siéntese en mi cuadro, gracias

La firma japonesa YOY presenta en el Salón Internacional del Mueble 2013 una serie de cuadros de asientos clásicos que permiten sentarse en ellos gracias a su material elástico, ofreciendo un gran impacto visual.

Los lienzos elásticos de la firma japonesa YOY permiten sentarse en ellos, utilizando un fondo clásico en blanco y negro de algún tipo de asiento.

Cuando creíamos que ya lo habíamos visto todo, llega esa obra extra que nos descoloca. Y es que ahora los cuadros pueden ser algo más que cuadros, pueden convertirse en uno de esos muebles funcionales que tanto nos gustan y servirnos hasta para sentarnos. Todo empieza a cobrar un poco más de sentido si tenemos en cuenta que estos lienzos representan diferentes tipos de asientos, concretamente la serie de cuadros está compuesta por una silla, un sillón y un sofá. Todos impregnados de un estilo clásico, pintados en blanco y negro y sin enmarcar. Presentados durante el Salón Internacional del Mueble de Milán 2013, son la aportación del estudio de diseño japonés YOY.

Estos peculiares cuadros están hechos con un bastidor de madera y aluminio que sustenta  los lienzos. Cada lienzo es elástico, de forma que la tela se estira para adaptarse a la forma de nuestro cuerpo y poder crear un huequecito en el que sentarnos. La idea es dejar el cuadro apoyado contra la pared, nos olvidamos de esa costumbre tradicional de colgarlo y también de esa manía por enmarcarlo, y sencillamente lo apoyamos inclinándolo ligeramente hacia atrás, para tener un punto de apoyo a la hora de servirnos de asiento. Por descontado que no se trata de la silla más cómoda del mundo, pero producirá un efecto visual muy sorprendente el vernos sentados sobre el lienzo, con la imagen de un asiento de fondo, como si el cuadro nos hubiese absorbido y nosotros solo fuésemos una pincelada más de la imagen representada.

Qué mejor forma de recibir a nuestros invitados que estando sentados en una silla, un sillón o un sofá imaginario salido de la brocha de un pintor. Cuadros perfectos, estéticamente bellos, para cualquier recibidor o salón, que servirán para decorar con exquisito y gusto algún pequeño rincón del hogar, y cuando no, siempre nos quedará esa función de asiento para esperar la llegada de alguien o incluso para atarnos los zapatos. Son estos los primeros lienzos bidimensionales de la historia que redefinen el concepto de cuadro y les añaden una doble funcionalidad . Un desafío a la lógica que los dejará a todos boquiabiertos y les obligará a pensar la posibilidad de que vosotros mismos estéis allí retratados con un realismo sobrecogedor. Eso, o habéis logrado adquirir un cuadro mágico del despacho de Dumbledore.

Fuente y fotos: Designboom.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...