Soluciones prácticas para mejorar la distribución de la casa

No importa cuán pequeña parezca tu vivienda. Si aprovechas los rincones, los techos y los muros, y dispones eficientemente el mobiliario, el efecto será espléndido.

Casas más organizadas

La versatilidad, comodidad y luminosidad de la vivienda no dependen de cuán amplio o reducido sea el espacio. La ambientación ideal se consigue atinando en la organización, y aplicando la creatividad para aprovechar las “imperfecciones” de las diversas estancias. Conocer qué va bien a cada habitación es importante y, por su puesto, aplicar soluciones para mejorar la distribución de la casa.

Mejora la distribución de tu casa con estos consejos

Lo primero es despejar espacios, al menos mentalmente. Saber con cuántos metros se cuenta y planificar la distribución en torno a ello es esencial. Saca partido de las columnas, techos altos y esos rincones poco uniformes que, aunque no lo creas, tienen mucho potencial. Para lograr un gran efecto de amplitud y concebir la armonía y practicidad deseada, se necesita más disposición que dinero. Toma en cuenta estos consejos y conseguirás excelentes resultados. 

  1. Luz natural e integrada. Al planificar el rediseño de la casa, toma en cuenta las entradas de luz natural y utilízalas a favor. En aquellos espacios a los que no llega el sol suma luces integradas que te den sensación de amplitud. No descuides los pasillos, escaleras, lavabos, armarios… Un ambiente bien iluminado es cálido, funcional y acogedor. Además, permite ahorrar dinero al utilizar eficientemente la luz artificial y la calefacción.
  2. Colores claros y muebles lineales. Cuando el espacio es reducido, los colores fuertes en paredes y los grandes muebles transmiten agobio. Efecto contrario logran las pinturas y muebles lineales de tonos claros. En el diseño son útiles por propiciar un ambiente amplio, ordenado y limpio. Si los muebles lineales no son una opción por cuestión de gustos o presupuesto, prefiere los multifuncionales. Camas con almacenaje en el cabecero o en la parte inferior, sofás o pufs contenedores, mesas plegables, y encimeras con áreas para cocinar, comer y almacenar, son grandes alternativas.
  3. Provecho a las alturas. Si la casa es alta, pueden instalarse en paredes muebles verticales, armarios, baldas, y casilleros abiertos o cerrados que den hasta el techo. Elaborados de madera, yeso, hierro, plástico o cualquier otro material, permitirán almacenar y organizar, ganando algunos metros del suelo. Colocados de forma estratégica, los muebles verticales pueden servir también de pared divisoria. Además, si se cuenta con suficiente presupuesto pueden ordenarse multimuebles, armarios corredizos y cajones estructurales. Todos adaptados a las características físicas y necesidades.
  4. Continuidad ante todo. Utilizar el mismo tipo de suelo en habitaciones contiguas creará un efecto visual inmediato de amplitud. Es lógico, no hay líneas, superficies o colores que diferencien un espacio de otro. Este efecto puede reforzarse tirando tabiques innecesarios (no estructurales), fusionando áreas y/o utilizando elementos que resten menos espacio. Gana centímetros, elimina barreras y facilita el libre tránsito entre una estancia y otra.
  5. Sectorizar ambientes. Si el tema es organizar sin sacrificar la libertad, entrada de luz y el presupuesto, hay otras soluciones prácticas. Sirve instalar divisiones de policarbonato u otros materiales igualmente útiles, económicos y resistentes. Las puertas correderas también son prácticas y funcionales, pueden permanecer abiertas durante el día y permitir la privacidad en las noches. Los espejos en puertas y paredes ofrecen también una imagen amplía del salón, sin embargo ameritan gran inversión y cuidado, por lo delicado del material.
  6. Prioridad a la cocina. Una de las áreas que merece mayor atención es la cocina que, por muy pequeña que luzca, debe ser práctica. Funciona organizarla a partir del área de cocción. Asegurando encimeras lo suficientemente amplias para el trabajo de procesar los alimentos y el fregadero. En cuanto a los utensilios, guarda los que no utilices frecuentemente en los armarios. O mejor aún, hazte de armarios lineales, verticales o superiores que lleguen hasta el techo y en los cuales puedan organizarse todos los elementos. Esto evitará el “ruido visual” de tener todo sobre el mesón, y hará la cocina más práctica.

Diseñar la vivienda ideal no siempre es fácil, pero en el mundo de la decoración no hay imposibles. Una buena distribución permite aprovechar áreas pequeñas, zonas estrechas, esquinas y columnas que, por lo general, se consideran un estorbo. No tengas miedo de unificar los espacios. Eso de aportará luz y amplitud, dos aspectos esenciales en una buena ambientación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...