Stimmung, un concepto fundamental para la decoración del hogar

El estilo Stimmung aporta a la decoración el carácter personal que toda estancia necesita

minimalista

La decoración contemporánea tiende a los espacios abiertos, la fluidez y la comunicación de ambientes así como al minimalismo máximo que trae consigo elegancia y belleza en el resultado final. Sin embargo, hay que saber distinguir las necesidades de los deseos y no ceder simplemente ante una imagen admirada en una revista o publicación del ramo.

Caer en la tentación de copiar simplemente las decoraciones ajenas puede sorprender con resultados indeseados nada alentadores. De esta forma, hay que ver siempre las publicaciones de decoración como un referente en el cual fijarse para tomar ideas y aprender conceptos sin caer en la mímesis total. Recoger la información valiosa y saber filtrarla en favor del espacio que el usuario tenga disponible es un proceso que también se debe aprender antes de decorar el hogar.

Un gran valor a tener en cuenta es el concepto llamado stimmung por parte del crítico de arte Mario Praz. En un ensayo dedicado a la teoría de la decoración de interiores, Praz habla de este concepto como una característica fundamental de las habitaciones que, lejos de relacionarse con la belleza o funcionalidad de su decoración, alude más bien a la capacidad de esta para reflejar la personalidad o el carácter de su propietario.

Este interesante concepto se relaciona directamente con el confort ya que, sin él, una habitación resulta fría e impersonal, sin el concepto de stimmung aplicado a la decoración de interiores, una casa podrá ser hermosa, pero nunca será un hogar.

El ejemplo más claro lo volvemos a observar en las impresionantes casas con decoraciones perfectas que aparecen en las revistas. Siempre limpio, siempre perfectamente combinado hasta el más mínimo detalle y siempre ausente de elementos de carácter personal. Son decoraciones espaciosas y altamente atractivas que pueden invitarnos a copiarlas para nuestros propios hogares, sin embargo, ¿cómo ser capaz de mantener ese orden y esa perfección decorativa? La respuesta está clara: sacrificando la comodidad y el confort. Sería necesario sacrificar la propia evolución que la decoración de un hogar sufre a lo largo del tiempo con el propio cambio personal de sus propietarios, sería necesaria la eliminación de la personalización del espacio que lo hace único y adaptado a las personas que lo disfrutan. En una frase que lo resuma con exactitud y aludiendo al acertado concepto ideado por Mario Praz, sería necesario renunciar al stimmung.

Imagen: jingdianjiaju1
Via: Homines

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...