Tabiques para separar espacios: un must

Aunque la tendencia es tener espacios cada vez más abiertos e integrados, los tabiques divisorios han ganado terreno. Ahora se presentan más modernos y decorativos, para resaltar la decoración en el hogar

Tabiques. Un gran recurso para dividir estancias

Fuente: www.etsy.com en Pinterest

Son un must. Los tabiques para separar espacios volvieron a ser tendencia en los diseños de interiores. Se presentan renovados, estéticos y funcionales, para adecuarse a los diferentes estilos de decoración. Son prácticos y fáciles de integrar a las distintas estancias, pero aún así es importante seguir ciertas recomendaciones para acertar en su elección y utilización.

No abusar del recurso es la principal recomendación, pues la idea es que agreguen belleza y orden, sin hacer que la habitación luzca como una oficina laboral. Con un solo tabique, por ejemplo, se puede separar el comedor del salón. Dependiendo del material de fabricación, se conseguirá un aspecto moderno, clásico o vintage. 

Tips para emplear adecuadamente los tabiques

Los tabiques de madera o derivados ligeros son los más utilizados. Se pueden mandar a fabricar a la media, según las dimensiones requeridas. Si se agregan algunos compartimientos, servirán para colocar objetos decorativos, libros e incluso empotrar peceras o artefactos electrónicos. La idea es que se diferencien de una pared convencional.  En los apartamentos de un solo ambiente son el recurso idóneo para separar el dormitorio del recibidor. Dejando espacios huecos se dará continuidad y se evitará el encierro.

La altura es un aspecto esencial. Pueden ir desde el suelo hasta el techo o cubrir parcialmente el lugar. Los que no llegan hasta arriba suelen reservarse paracasas con techos de madera o con aplicaciones. Cumplen a cabalidad su objetivo de dividir las estancias, sin restar privacidad. Se pueden elegir fijos o movibles, e incluso instalar con los mismos sistemas de las puertas corredizas. Dejan parte del espacio abierto y se pueden cerrar a gusto.

La elegancia de las transparencias

Usar cristal templado o materiales traslúcidos como separadores está de moda. La continuidad y amplitud ganan terreno con este estilo. Se componen de láminas deslizables o bloques de vidrio fijos. El reflejo de la luz y la iluminación que otorgan a cualquier estancia es una de sus ventajas.

Los diseños sobre vidrios y cristales abundan. Mates, brillantes, con relieves, dibujos o con apliques… las opciones se adaptan a todo. Los más conservadores pueden apostar por los que filtran la luz y a la vez distorsionan la visibilidad, para mantener la intimidad. Mientras más chica sea la vivienda, más conveniente resultará decantarse por materiales modernos y ligeros, que aporten espacio visual.

Para dar doble uso a los tabiques, se puede disponer un jardín en él. Si se dejan varios huecos de diversos tamaños, se pueden colocar macetas con plantas de interior en ellos. Si los agrupa en línea será una perfecta jardinera vertical. Solo procura colocar platillos a las macetas, para evitar que durante el riego se moje el mueble.

Los más osados y bohemios pueden elaborar un tabique con materiales reciclados. Combinar redes metalizadas, con madera y vidrio para crear composiciones totalmente artísticas y estilizadas es una gran idea. También están los tabiques de MDF que son una alternativa a las placas de yeso. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...