Un cabecero de cojines

Ahorrar y ser original muchas veces van de la mano. Es el caso de este ingenioso cabecero de cama elaborado con un puñado de cojines blancos, con un resultado estético innovador y atractivo.

Cabecero cojines

Tener un dormitorio especial es algo mucho más que contar con una buena cama. Necesitamos un buen cabezal que enmarque nuestros sueños cuando estamos durmiendo y le ofrezca a la habitación esa marca diferencial que todos buscamos en la decoración, porque al fin y al cabo todas las camas -si les quitamos las sábanas y las desnudamos- son completamente iguales, y es así como el cabezal se convierte en el estandarte de la innovación y según el diseño al que recurramos, nuestra habitación tomará un rumbo hacia la elegancia, un camino hacia la sobriedad o un sendero hacia la originalidad.

Y como siempre, desde Vivirhogar si apostamos por algo es por la originalidad, por esos elementos decorativos y productos para el hogar poco comunes, con gran inventiva y cargados de mucha innovación. Elementos como el que os traigo hoy aquí: un cabezal para la habitación elaborado manualmente a base de almohadones. Esta idea tan original la he encontrado en la web de diseño y arquitectura Freshome, donde podremos encontrar la imagen. En ella podemos encontrar todo tipo de ideas sorprendentes para decorar la cabecera de nuestra cama: desde el típico mosaico a base de cuadros, hasta espejos antiguos, puertas falsas, libros abiertos de par en par, vinilos, libros apilados en montañas… Son muchos los elementos a los que se puede recurrir para formar un buen cabecero.

Uno de los tantos que me ha llamado la atención porque su resultado visual es muy elegante y atractivo es el de los cojines del que os hablaba hace un instante. La idea es bastante sencilla. Se trata de tener unos cuantos cojines -forrados del color que queramos- y colocarlos en filas formando tantas columnas ocupe la cama. Podemos optar por ponerlos juntitos o seguir el ejemplo de la imagen y dejar espacios entre ellos para que respiren y ofrezcan una imagen menos densa y de mayor libertad. En este caso se ha recurrido al color blanco lo que es bastante acertado no solo por la pureza y la aparente luz y amplitud que otorga al dormitorio, sino también porque resulta más fácil de combinar con el resto de los elementos del cuarto.

Hay dos aspectos más que me resultan importantes de destacar: en primer lugar que el cabezal sobresale dos columnas de los laterales de la cama, lo que le da mayor dinamismo, y en segundo lugar, que los cojines de la penúltima fila rompen la monotonía del color blanco con un diseño discreto con rayas de otro color. Nunca había sido tan fácil tener nuestro propio cabecero. Y nunca había sido tan barato tener uno tan original. ¿Os animáis?

Fuente: Freshome
Foto: Warren Noronha

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...