Un hogar para mascotas bajo la escalera

Un pequeño cobijo privado, eso es lo que podemos diseñar si aprovechamos el hueco muerto de la escalera para ofrecerle un hogar único y original a nuestra mascota.

Hogar para mascotas

Tener una escalera dentro de casa, nos ofrece algo más que un acceso al segundo piso. Y es que todos sabemos lo útil que puede resultar ese hueco muerto debajo de la escalera y las múltiples funciones que le podemos otorgar. Ya elaboré una extensa lista con algunas ideas muy chulas que os podrían servir de inspiración, pero hoy la voy a completar con esta gran inventiva que he encontrado en el blog de Duck Duck Gray Duck. Ideal para todos aquellos que tengan una mascota en casa y no hayan encontrado aún un hogar ideal para su perro, gato o animal doméstico.

Qué mejor forma que aprovechar este hueco para darles cabida a nuestros pequeños animales, construyéndoles un hogar calentito y digno, ofreciéndoles todas las comodidades del mundo. Hay muchas formas de hacerlo, la imagen solo es un referente que nos sirve de ayuda para imaginar cómo puede quedar el resultado final: con su puertecita elegante, con el nombre de nuestra mascota pintado en el tejado, con su interior acolchado para que no pase frío, e incluso podemos instalar algún tipo de luz para alumbrar el interior durante la noche. Y, dado que el hueco de la escalera suele ser suficientemente grande, hasta podemos incorporar el comedero y el bebedero en una esquina, conformando lo que sería la casa ideal de nuestra mascota.

Las ideas son miles. Por ejemplo se me ocurre crear un armario extra, con forma de ventanita, donde podamos guardar todos los utensilios del perro, que no son pocos: el collar, el peine, la correa para atarlo, el bozal (si lleva), huesos, galletitas y diversos juguetes más con los que premiamos y entretenemos a nuestras mascotas. Nos olvidamos por fin de esas cestas de mimbre por mitad de los pasillos, de esas almohadas acolchadas que siempre acaban siendo devoradas y de otros inventos de cama para animales que suelen tener un periodo corto de vida. Ahora ganaremos espacio y lo agradeceremos nosotros y ellos. Cuando no sepamos dónde se encuentra nuestra mascota, es más que seguro que se haya refugiado en su pequeña guarida. Una guarida ideal que si diseñamos con mucho mimo corremos el riesgo de que nuestra mascota no quiera salir de ella más que para jugar. Lo que no me extraña porque yo, si pudiera, también permanecería las 24 horas del día metido en ese bonito cuchitril.

Fuente y foto: Familiar Interiors

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...