Un reloj con espejo ¡en nuestro lapicero!

Discreto, pequeño, elegante… así es Spoon Clock, un reloj diseñado con forma de lápiz y con doble funcionalidad: por una cara marca el tiempo y por la otra… lo refleja.

Un reloj con espejo

Aunque no nos agrada del todo, solemos estar más pendientes del tiempo de lo que desearíamos. Hoy en día es muy difícil no controlar la hora en un hogar porque el relojito viene incrustado en todos los aparatos electrónicos: el microondas en la cocina, el despertador en la habitación, el DVD en el salón y así sucesivamente en todas las partes de la casa. Pero hasta ahora nadie se había atrevido a colocar un reloj en el lapicero de su mesa. Más que atreverse, no existía un diseño que pudiera acoplarse a este formato, pero eso ha dejado de ser así. Albert Lee es el creador de este reloj que os presento aquí: Spoon Clock.

Mirarlo con detalle porque tiene su gracia. El reloj es simple a más no poder y minúsculo, del tamaño de un lápiz y con la forma del mismo. Eso es precisamente lo que permite colocarlo en el interior de un lapicero, junto con el resto de bolígrafos, para que la hora no escape tampoco de nuestro escritorio. El reloj es un simple palo de madera rematado en un extremo por una esfera pequeña donde destacan dos manijas marcando la hora. Nada más sencillo que eso. No hay números ni símbolos. En ese sentido, el reloj funciona intuitivamente, pero es fácil averiguar la hora aproximada. Indudablemente, Spoon Clock es uno de los relojes más originales de toda la historia.

La originalidad ha querido rematarse ofreciéndole al diseño una doble utilidad, así que si le damos la vuelta al espejo descubrimos por el otro lado de la esfera, un minúsculo espejito por si en algún momento nos hiciera falta, aunque su tamaño lo hace básicamente decorativo. Como veis, está pensado para ser colocado en el bote de lápices pero si no nos convence esa opción, también puede colgarse en la pared, boca abajo, y disfrutar de la pijada de este reloj. Desde luego es mucho más discreto que el clásico reloj que ocupa media pared y tiene una elegancia superior a cualquier reloj digital de nuestros aparatos electrónicos. Sinceramente, creo será más bonito ver pasar el tiempo en este reloj-lapicero… y, tal vez, el reflejo del tiempo, quede marcado en el espejo que le acompaña.

Si os interesa, podéis adquirirlo a través de Internet, aunque ya os advierto que de pequeño solo tiene el tamaño. El precio es otro cantar.

Foto: A+R Store

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...