Un tapiz hecho a boli

Atrévete a seguir los pasos de Jonathan Bréchignac, un ilustrador francés que reprodujo con un simple bolígrafo un tapiz musulmán de formas geométricas.

Tapiz a boli

La noticia es antigua, corría el 2011 cuando este ilustrador francés se le ocurrió la brillante idea de pintar su propio tapiz, pero como idea sigue estando vigente para todos aquellos que os atreváis a seguir los pasos de Jonathan Bréchignac, siempre que tengáis un mínimo dominio de esta bella arte. Lo que observamos en la fotografía es un hermoso tapiz dibujado a mano con la utilización de un simple boli Bic. Bueno, está bien, quizá empleó varios bolígrafos porque con tanto dibujito lo más probable es que se le acabara la tinta, pero ya está. Un simple trozo de tela y un par de bolis. Con este material, el señor Bréchignac se lanzó a crear un bonito tapiz con formas irregulares y geométricas.

Puede parecer una bagatela dicho así, pero la imagen del resultado final nos demuestra que no, que un bolígrafo puede ser mejor aliado que un pincel a su pintor, dejando la huella de lo casual, lo informal y la complejidad vestida de sencillez. Pero no son simples garabatos en una libreta: cada una de las formas dibujadas y pintadas con tinta negra tienen su razón de ser. El trabajo de Jonathan Bréchignac, en este sentido, cabe decir que no es enteramente original, en el sentido en que el dibujo recreado aquí ha sido reproducido a partir de una plantilla, concretamente un tapiz musulmán del que ha logrado una copia exacta. Pero su originalidad reside en dibujar con el boli, en eso no le gana nadie.

Lejos de parecer algo basto y rudimentario, la utilización del bolígrafo y su tinta negra enfatiza la belleza de la composición, recreando un mosaico de formas en blanco y negro increíble para estar hecho con una herramienta tan básica. Pero eso solo nos sirve para tenerlo en cuenta nosotros mismos en nuestras próximas manualidades y saber que podemos conseguir resultados chulísimos sin apenas material y sin apenas gastarnos dinero. Después de todo, solo necesitamos tener delante una plantilla de inspiración y reproducirla en nuestro nuevo tapiz. Si a Jonathan Bréchignac le fue bien, ¿por qué no nos iría bien a nosotros?

Lo que está claro es que debe de ser una tarea más tediosa que montar un puzzle de 5.000 piezas. Repasar, pintar y rellenar todo el tapiz a boli no debe ser cosa de dos días ni de una semana. Por eso os animo a buscar lienzos pequeños, al fin y al cabo, las obras de arte no se juzgan por su tamaño.

Foto: Web Oficial de Jonathan Bréchignac

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...