Un túnel industrial para nuestro gato

Si quieres regalarle una diversión poco común a tu gato y eres un admirador del estilo industrial, ¡te espera una encantadora tubería metálica para instalar en el techo de tu casa!

Túnel industrial

Para los más extrovertidos, en interiorismo se está rescatando el estilo industrial como una forma de decoración muy peculiar para el hogar. Un estilo que nos devuelve esos recuerdos del pasado y nos sitúa en las viejas fábricas del siglo XIX. Hace poco veíamos la posibilidad de seguir este estilo haciendo visible toda nuestra instalación eléctrica de la casa: cables, cajas de luz, enchufes… Un detalle poco común que lejos de sernos útil en algún sentido, sencillamente nos reportaba el beneficio de una estética innovadora. Y es exactamente lo mismo que pasa con la idea que os traigo en este post. Nos aporta un impacto visual único incorporándolo en el hogar, pero a nosotros no nos va a servir de mucho… Quien seguramente le vaya a sacar partido a todo esto será nuestro gato.

Si tenemos en casa una mascota de este tipo, si somos amantes del estilo industrial y si contamos con espacio suficiente, entonces esta idea que os traigo desde el estudio californiano de Because We Can os encantará. Se trata de instalar en el techo de alguna estancia de la casa una tubería metálica lo suficientemente grande como para dejarle un hueco a nuestro gato y que se divierta a lo largo de este túnel. Además de los orificios de entrada y salida que se colocan a una altura más baja para que el gato pueda acceder sin problemas, el túnel cuenta con más rendijas y ventanitas a lo largo de su recorrido no solo para que la luz ilumine los recovecos de su interior, sino para que el propio gato pueda asomar su cabeza y vigilarnos desde las alturas.

Una imagen muy simpática que podemos encontrar en el perfil de Flickr de Jillian Northrup y que refleja perfectamente lo que acabo de explicar. Será gracioso encontrarse al gato en lo alto del techo, dentro de la tubería industrial, mirándonos con sus grandes ojos desde alguna ventanita. La tubería, además, no tiene desperdicio. Cuenta con algunos detalles maravillosos, como por ejemplo esa especie de válvula de escape a mitad de túnel meramente decorativa, que le ofrece una estética admirable.

Es una oportunidad única de ofrecerle a nuestro gato un cobijo y una forma de diversión en casa poco común. Habrá que tener cuidado con la instalación y asegurarnos de fijar bien la tubería para que el gato no sufra ningún percance. También es aconsejable contar con suficiente espacio para instalar este tipo de túnel metálico, ya que se comería mucho espacio si lo colocásemos en un cuarto de reducidas dimensiones. Dicho esto, solo me gustaría decir que ojalá fuera gato para pasearme por esos altos mundos fabricados con el metal de un viejo conducto industrial.

Fuente: Because We Can

Foto: Anton Novoselov 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...