Un vinilo infantil para los amantes del Scalextric

Si quieres que tus hijos disfruten de una auténtica pista de coches sin necesidad de montajes ni de trastos de por medio, este vinilo diseñado por BLIK te enamorará.

scalextric

Como a todos los niños, siempre me gustó jugar a las carreras de coche y a veces tenía que contentarme con imaginarme la pista y el circuito y hacerlos rodar por el suelo de mi casa sin más rumbo que el de mi imaginación, pero llegó el día en que obtuve mi primer Scalextric y entonces empecé a disfrutar de verdad del mundo automovilístico; pero claro, al final es un trasto que los padres tienden a guardar bien alto para que no desordenes tu cuarto y a uno mismo le entra pereza el pensar la media hora que puede llegar a tardar en juntar cada pieza y montar la pista final.

Por eso empezaron a salir otros inventos que resolvieran esta situación y así fueron apareciendo las moquetas y las alfombras con dibujos que representan toda una ciudad con carreteras o incluso sencillamente pistas para que los más peques se entretengan colocando sus coches y haciéndolos correr sobre el surrealista asfalto. Lo que me faltaba por ver era esto mismo aplicado a los vinilos infantiles y por fin me he hecho con ello. BLIK es un estudio de diseño que ha creado su propia línea de productos gráficos de pared y hoy encontramos en su página web todo un conjunto de diseños chulísimos para peques y para adultos con una originalidad tal como la que hallamos en la fotografía.

El vinilo que os presento representa toda una pista del popular juego de coches en miniatura, un circuito de rectas y curvas para disfrutar a tope, pero con una particularidad que enamora y es que el vinilo no solamente se ha aprovechado para decorar la pared, sino también parte del suelo, creando un efecto tridimensional buenísimo y permitiendo a un mismo tiempo que los peques puedan jugar con sus coches en el suelo y, por qué no, también en la pared empujados bajo sus manos. En el ejemplo, para potenciar el efecto observamos que se han pegado cochecitos reales en las carreteras de la pared como si realmente circularan por sí mismos por todo el circuito. El vinilo se construye con piezas independientes: así, cinco curvas grandes y cinco pequeñas y diez rectas cuestan unos 30 euros. Podemos comprar tantas como queramos y configurar el circuito como más nos guste y mejor nos convenga. Lo mejor de todo es que se pueden pegar y despegar, así que podremos ir cambiando el diseño cuando queramos. ¿Qué os parece?

Fuente y foto: Whatisblik.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...