Una lámpara de escritorio a lo grande

Lutz Pankow es el diseñador de esta lámpara lineal que se integra fácilmente en cualquier mesa e ilumina nuestras horas nocturnas de trabajo.

Lampara escritorio grande

Todos estamos cansados de oír a nuestros padres decir: ¡date la luz que te vas a quedar ciego!, o directamente cansados de advertir esto mismo a nuestros hijos o hermanos, tratando de proteger su vista. Y es que cuando llega la noche y no queremos encender grandes luces o la pereza nos puede nos resistimos a levantarnos, especialmente porque las mesas y escritorios raramente incorporan en su diseño una lámpara integrada que facilite las cosas. Por eso, cuando he dado con la lámpara Timp, dispuesta a desafiar la gravedad y a iluminar nuestras noches más laboriosas sobre la mesa he creído conveniente que era digna de compartir con todos vosotros.

La lámpara, que es totalmente independiente del escritorio, es fácilmente integrable en cualquier diseño, aparentando ser parte de la mesa. Lo bueno de Timp es que no se trata de una lamparita de mesa ni de un pequeño flexo, sino más bien de todo un sistema de iluminación -sin cables liosos de por medio- que recorre la mesa a lo largo, al estilo de los pupitres universitarios o esas mesas que podemos hallar en algunas bibliotecas. La lámpara, hecha de madera, sigue un diseño lineal y se sostiene sobre nuestras cabezas, a cierta altura, para iluminar toda la superficie de la mesa, gracias a un sistema gato que une el pie de la lámpara a la madera del escritorio. El hecho de que este sistema quede oculto bajo la mesa favorece la impresión de que lámpara y mesa siguen un único diseño.

Además, otra ventaja de esta lámpara es que puede ser retirada muy fácilmente desenroscando la presilla de la base y, al mismo tiempo, esto nos permite también situarla en cualquier parte de la mesa según nuestras necesidades. Asimismo, podemos hacer uso de ella en diferentes escritorios; si un día necesitamos un flexo en otra estancia de la casa, será tan fácil como coger la lámpara y colocarla allí donde la necesitemos, gracias a este ingenioso y sencillo sistema de sujeción. Diseñada por Lutz Pankow, esta lámpara aportará un punto de calidez a nuestras horas nocturnas de trabajo, con 21 vatios de potencia y un diseño atractivo, proporcional y elegante. Os invito a echarle un vistazo a la web oficial de Pliet donde encontraréis más imágenes de este gran invento que estará allí siempre que lo necesitemos para iluminar la mesa y proteger nuestros ojos de la oscuridad.

Fuente: Pliet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...