Volver… a las tonalidades, a los estilos, a las tendencias!

Después de un parón vacacional, se produce ese pequeño lapsus de ubicación espaciotemporal en el que tratamos de volver a la rutina. Y con la rutina, vuelven muchas cosas…

Conjunto de regalos

Vuelve la rutina. Vuelve el día a día. Todavía nos sentimos desubicados. Hay un vacío temporal, todavía nos cuesta asimilar que vivimos en un año diferente, en nuestro paladar todavía queda el sabor del último polvorón y en el corazón vivimos con el recuerdo de un puñado de emociones navideñas. Vuelve la caja de cartón donde encerramos al árbol hasta el próximo diciembre. Ahí afuera las personas caminan tratando de reencontrar su antiguo camino hacia la escuela o hacia la oficina.

Vuelve la pereza a llamar sin compasión en las puertas de nuestra actividad. Vuelven los madrugones, vuelve esa canción que era favorita hasta ser aborrecida cuando la pusimos de despertador. Vuelven los desayunos frugales, ese ir y venir, la fugacidad del tiempo, el estrés. Vuelve esa manía tonta de mirar el calendario en busca de las próximas vacaciones. Vuelven obligaciones olvidadas, vuelven las agendas, vuelve la sensación del “no quiero”, vuelve la frase utópica “y si yo fuera rico”.

Vuelve la cuenta atrás, vuelven los encuentros con aquellos que despedimos por vacaciones, vuelve la nostalgia, vuelve lo que dejamos atrás. Y así arrancamos este primer artículo del 2014, volviendo a la actualidad del interiorismo. Encontrando las primeras inspiraciones con las que llenaros de nuevas ideas para vuestros hogares: volvemos a rescatar proyectos innovadores, volvemos con las decoraciones más sorprendentes, volvemos con los diseños más originales, volvemos con todas las guías para el hogar, con más manualidades, con más obras de bricolaje y con más inventos para personalizar vuestros espacios.

Vuelven las casas más bonitas, vuelven los ejemplos más llamativos, vuelven las obras de decoración, vuelven mis escritos, vuelvo yo. Y espero que, si no se rompe esta cadena viciosa, también vuelvan mis lectores. Y así es como todo vuelve, y todos vuelven. Y siempre habrá algo por encima de todo que desearemos que lo haga. Que vuelva otra vez. Después de este paréntesis vacacional, estoy seguro de que muchos se sentirán identificados con estas líneas. A fin de cuentas esto no es nada nuevo. Como ya avanzaba: vuelve lo que volvió y lo que seguirá volviendo, porque la Navidad siempre nos acaba dejando en la trampilla del volver.

Foto: Kelvin Kay

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...