Consejos para ablandar el pan en pocos minutos

Estos trucos te van a permitir ablandar el pan sin problemas

Ablanda el pan fácilmente con estos consejos

¿En algún momento se te ha puesto duro el pan y no has sabido qué hacer? ¿Sabes cómo recuperarlo? Si no es así no tienes que preocuparte, hoy te vamos a mostrar un método infalible que te va a ayudar a solucionar este sencillo problema.

La cocina es como vivir para muchos, siempre hay pequeños inconvenientes que necesitan soluciones prácticas, y, a veces por falta de experiencia podemos pasar por alto la manera de resolverlos, después con los consejos de un amigo o familiar terminamos dando con la respuesta.

El pan duro, es un ejemplo justo de ello. Pasa que la mayoría de personas no conocen este método fácil para recuperar la frescura del pan y por no poder hacer más nada con él, termina en el bote de la basura.

¿Cómo ablandar el pan duro?

Fácil, bastará con hacer el siguiente método que no te tomará más de cinco minutos y con el que vas a poder ahorrarte dinero, aparte de aprovechar el pan por más tiempo.

Si lo que deseas es recuperar la textura propia del pan hay muchos trucos, sin embargo, todo se resume en: calor y humedad. Sí, la acción de las 2 cosas recupera las particularidades del pan de origen, como verás a continuación.

Pero ¿Por qué se ponen duros los panes? Esto se debe a que poseen mucha humedad, que se va al momento entrar en contacto con el aire durante una exposición consecuente.

Por lo que, su textura cambia, se reseca y se endurece. Detalla estas alternativas que te vamos a estar mostrando a continuación para que chequees cual es el que más se adapta a los resultados que deseas lograr.

1 – Procedimiento

Toma el pan que deseas recuperar y humedece los dos lados con un chorro de agua.  Debes precalentar el horno a 230° C, después disminuye a 180°C y mételo al horno por 5 minutos.

Luego que pasa este tiempo, retira el pan del horno y vas a terminar descubriendo que aquel pan que dabas por incomible se ha vuelto suave y sabroso haciendo que sea totalmente comestible como en un principio.

2 – Si la corteza está muy dura

En caso de que la corteza esté muy dura, tienes que humedecer el pan sumergiéndolo en agua fría por completo durante 4 segundos o poniéndolo debajo del agua fría del grifo.

Debes envolver tu pan en papel de aluminio. Una vez humedecido el pan, envuélvelo totalmente con papel de aluminio. Con esto vas a evitar la pérdida de vapor durante el horneado, debido a que queda atrapada la humedad dentro del pan.

Hornea el pan. Mete el pan humedecido en el horno y, una vez dentro, baja la temperatura de 230 °C a 150 °C (300°F) tal como lo habíamos mencionado. Así ablandar el pan es muy sencillo.

3 – Hornea el pan según la pieza que sea

Hornea el pan durante cinco minutos si se trata de una pieza pequeña (seca o poco húmeda). Pero si vas a hornear una barra grande, y/o más húmeda, puedes dejarla desde seis minutos hasta quince minutos.

Debes verificar la textura del pan antes de sacarlo del horno, debido a que el tiempo de horneado varía según el tamaño de la barra de pan, la cantidad de agua que absorbió y las particularidades de tu horno, examina cada cinco minutos descartando parte del papel de aluminio y verificando su textura.

4 – Logra la textura que deseas

Debes consumir el pan en el mismo momento. Durante el momento en el que se hornea el calor desbarata la estructura de moléculas de almidón con la finalidad de liberar el agua que se encuentra atrapada. En consecuencia, el pan se pone sueva, pero por poco tiempo, ya que también se acelera su proceso de endurecimiento.

Por esta razón, el efecto logrado con el pan solo dura unas pocas horas, así que preferible debes ingerirlo apenas lo saques del horno. Ablandar el pan es muy fácil y sencillo con este increíble truco.

De esta forma, te va a quedar el pan duro como recién hecho, estamos seguros de ello. Pero si deseas conocer las claves para conseguir un pan esponjoso desde el principio, suponiendo que tu pan duro se deba a un error de horneado o amasado debes estar pendiente de donde compras tu pan o como lo haces.

Trucos para el amasado del pan

Hay muchas maneras de hacer el pan, pero para que este quede realmente suave necesita un buen amasado. Además, es importante conocer el amasado del pan y otros secretos.

El placer de comer un hecho por ti mismo ¡vale la pena ser disfrutado! Pero si, a pesar de todo esto, ponerte a amasar se te hace muy complicado o ya llevas varios intentos fallidos, este truco no fallará: utilizar un robot o máquina panificadora.

No hay cosa más sencilla en el mundo que hacer pan con un electrodoméstico así. Sea cual sea el modelo que tengas en tu hogar, basta con poner los ingredientes en la cubeta, en las cantidades y orden que se detallen en las instrucciones, esperar y sacar tu pan ya hecho.

El único consejo para conseguir los mejores resultados con estos robots o panificadoras es elegir siempre los programas más largos, para que la fermentación sea mucho mejor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...