Cómo buscar un sitio ideal para crear un vestidor

Encontrar un lugar para guardar toda la ropa de casa es un factor importante en la distribución de los espacios del hogar

ropa

Un vestidor propio es un sueño para muchas personas que lo ve como un objetivo inalcanzable. Pero no es necesario tener una casa de dimensiones palaciegas para poder tener un buen closet, ni hacer una inversión prohibitiva que pocos se podrían permitir. Con un poco de imaginación y algo de planificación se puede conseguir un vestidor discreto con todos los accesorios y sin necesidad de hacer grandes desembolsos.

El primer paso será plantear unos objetivos reales. En un piso pequeño con el espacio justo no será posible hacer un vestidor del tamaño de una habitación pero, con una buena planificación y escogiendo el lugar idóneo, se puede tener un coqueto vestidor en un rincón estratégico de la casa.

Un sitio idóneo e incluso lógico será el armario del dormitorio. Para empezar a crear habrá que destruir primero limpiando y eliminando la estructura interior del armario. Así se deja el hueco libre de cara a la introducción de la nueva distribución interior más racional y útil. Hacer un inventario de la ropa, complementos y zapatos será un paso fundamental para hacerse una idea de las necesidades específicas. En función de los resultados de este análisis de la propia vestimenta se podrá determinar la cantidad aproximada de cajones, estanterías, zapateros y colgadores de diversos tipos que habrá que disponer en el nuevo vestidor. Existen una gran cantidad de pautas interesantes que se deben tener en cuenta para conseguir un espacio útil en el que guardar la ropa.

Ante las dudas y el desconocimiento es altamente recomendable acudir a los diseños de grandes profesionales que se pueden observar en revistas y publicaciones específicas de decoración. De esta forma se puede tomar ideas y aplicarlas al propio vestidor adaptando cada elemento al gusto personal, las necesidades y el espacio disponible.

Uno de los consejos más útiles para la organización del espacio interior del closet es la búsqueda de funcionalidad y orden. Aprovechar el reverso de las puertas para disponer espejos, dejar los estantes más altos para las prendas de menos uso o instalar percheros extraíbles son formas inteligentes de ganar espacio y añadir comodidad al uso del vestidor. En este mismo sentido hay que encaminar la organización de la ropa en funció de los tipos o las temporadas, así como introducir divisores internos en los cajones que eviten el desorden derivado de la necesidad de buscar.

También es aconsejable recurrir a contenedores plásticos y bolsas de vacío para la ropa que no será usada durante un tiempo.Todos estos elementos ayudan a ganar comodidad pero también mejoran las condiciones de almacenaje y, por tanto, la conservación de las prendas.

En muchas ocasiones hay huecos desaprovechados en casa que, con una buena planificación, podrían convertirse en el vestidor perfecto permitiendo, incluso, la eliminación del armario en el dormitorio. Esto permite ganar espacio en la habitación y ampliar la zona dedicada a la ropa haciendo posible la introducción de elementos como un puf o descalzadora, un maniquí, una alfombra que aporte calidez o, incluso, un pequeño tocador que amplíe las opciones de uso.

Con la intención de encontrar el lugar idóneo para convertirse en candidato a nuevo vestidor, es importante repasar minuciosamente la casa. El hueco de la escalera, el final de un pasillo, o unos metros ganados a una habitación con un tamaño suficiente pueden ser los rincones perfectos necesarios para situar el closet.

Es especialmente interesante medir el dormitorio para comprobar las posibilidades que ofrece. Si cuenta con un pasillo de unión con el baño, este puede ser el lugar ideal, en caso contrario, una solución perfecta puede ser la disposición de los muebles a modo de cabecero de la cama ocultando tras de sí un completo vestidor con un espacio diferenciado en el cual moverse con comodidad. Con un espacio inferior a un metro será suficiente, siempre teniendo en cuenta la profundidad de los muebles.

La idea de ganar una pequeña zona en el dormitorio es una de las más exitosas para crear un vestidor de calidad. Esto es porque se encuentra integrada dentro de la habitación con la consiguiente ganancia de intimidad y, con un buen diseño, se disimula su presencia evitando que sea muy obvia la división espacial.

Con la intención de ganar algo más de espacio se puede ampliar la idea anterior optando por un mueble movido sobre pequeños rieles instalados en el techo o el suelo. Según este diseño, las estanterías que contienen la ropa quedan ocultas unidas a la pared, al retirarlas se abre un espacio concebido como un vestidor casi efímero, un closet de lujo que sólo se hace visible cuando está en uso permitiendo que ese espacio sea funcional en el resto de la habitación cuando el vestidor está cerrado.

Foto destacada: Tomás Fano

Vía: Mi Casa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...