La casa más pequeña del mundo: un metro cuadrado

Un metro cuadrado es suficiente para que One SQM House se convierta en un lugar de descanso, de trabajo o de evasión. Ahora podrás llevarte la casa a cuestas y sobre ruedas.

Al igual que el caracol arrastra su pequeña casa allí donde va, teniendo un refugio siempre en el que guarnecerse, ahora el ser humano puede disfrutar del hogar más pequeño del mundo gracias a este diseño de Van Bo Le-Mentzel, que permite llevárnolo a cuestas y hacer uso del mismo cuando se nos antoje, porque esta casita -si es que se le puede llamar casa en lugar de cubículo- es sencillamente un espacio de tan solo 1 metro cuadrado, construido a base de madera y otros materiales sencillos que lo convierten en algo realmente ligero y fácil de manejar, y con la forma exterior de una casita con tejado puntiagudo.

La gran aportación de este diseño es que, pese a sus reducidas dimensiones, nos permite realizar diferentes actividades en su interior, convirtiéndose en una especie de mueble funcional, que bien puede servirnos como lugar de trabajo, como lugar de descanso o lugar de lectura. Un metro cuadrado de espacio, recordemos. Para sacarle todo el provecho a esta mini-casa llamada One SQM House, tenemos que variar la posición de la misma, girándola, poniéndola de pie o acostándola en el suelo. Según estas orientaciones, el mueble puede actuar como cama si queremos echar una buena siesta con el respaldo ligeramente inclinado; también como asiento para leer (con instalación de luz artificial) o incluso, como lugar de venta cara al público o de charla a través de una ventanita lateral. No olvidemos que se trata de una casa y que, por tanto, guarda todos los detalles posibles que la relacionen con este concepto.

Desgraciadamente el baño y la cocina son departamentos que no se pueden construir en este reducido espacio así que este atrevido diseño vuelve a parecerse una vez más al caparazón del caracol: un pequeñito lugar que nos ofrece cobijo, protección y limitadas utilidades. Ahora bien, como lugar privado de trabajo, lugar de lectura y de descanso hay que admitir que tiene su gracia. En el vídeo que os adjunto podéis observar cómo sacarle el mayor partido a esta casita que estoy seguro de que os habrá llamado la atención tanto como a mí y que permite un fácil desplazamiento gracias a las ruedas que incorpora y a la ligereza de su estructura.

Pese a los inconvenientes mencionados resulta llamativo lo útil que puede resultar un mero metro de superficie. Pensémoslo bien durante un corto segundo: si se aprovechara igual de bien el espacio cuando se construyen viviendas de más de 100 metros cuadrados, posiblemente se crearían casas funcionales de mucha originalidad…

Fuente: Notcot

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...