Cómo montar tu propio taller en casa

¿Eres un manitas? ¿Te gustan las manualidades? No te prives de montar tu propio taller en casa. Aquí puedes encontrar ideas para crear desde el más minimalista hasta el más sofisticado, dentro de lo que te permita el espacio de tu hogar.

Que nadie te prive de tu propio taller

Si eres un manitas y te gusta el bricolaje o cualquier otro tipo de trabajo manual o artístico, vas a necesitar desplazarte a la academia o al centro correspondiente para realizar estas actividades. Si quieres evitar estos viajes, una buen opción es montar un taller en tu propia casa, lo que te posibilitará, además, ponerte con estas tareas en el momento que tu prefieras.

Disponer de un taller adecuado y adaptado a tus necesidades te permitirá tener a mano todos los materiales y herramientas que necesites, facilitándote en gran medida la ejecución de tus proyectos. Para habilitar un espacio como este en tu casa, solo necesitarás seguir leyendo este artículo y poner en práctica las ideas que en él se proporcionan.

Taller de manualidades

Si tu hobby son las manualidades, no te resultará difícil montar un pequeño taller o espacio para ellas, dependiendo del tipo que sean.

  • Pintar: para realizar esta actividad lo que vas a necesitar, sobre todo, es luz natural que te dará una mejor percepción de los colores. Sitúa, por lo tanto, tu lugar de trabajo junto a una ventana. Un caballete, que te servirá para pintar el cuadro y para que se seque y una pequeña mesa, serán suficientes. Para la pintura al óleo, en las cajas especiales para ello, te caben la paleta, los tubos, los pinceles y hasta los botes para la mezcla y la limpieza. Necesitarás también algún cajón donde guardar trapos y otros utensilios alternativos para la aplicación de la pintura, espátulas, raspadores… Al igual que los disolventes y barnices. Si lo que empleas es pintura acrílica, para cuadros, figuras, cajas… vas a necesitar un poco más de espacio, pues los tubos suelen ser de mayor tamaño y por lo general se vende en botes de distintas medidas. Su disolvente es el agua y se suelen utilizar más paños para la limpieza ya que su secado es más rápido. Una mesa de trabajo con varios cajones sería lo ideal.
  • Tejer: para tejer, el espacio necesario, puede ser un poco distinto, la luz natural te servirá en este caso para no cansar la vista en exceso, si no dispones de una buena ventana ten a mano un punto de luz para cubrir tus necesidades. Te servirá cualquier lugar con una silla o sillón cómodo, que te sujete bien la espalda; y con un mueble auxiliar, tipo sinfonier, con bastantes cajones, que te permita guardar tanto los bastidores, si los necesitas, como las agujas, lo patrones y los ovillos y madejas de hilo o lana, ya sean para hacer punto de cruz, bolillos, ganchillo o cualquier otra técnica que utilices.

Taller de bricolaje

El bricolaje no deja de ser una manualidad, pero digamos que necesita un tipo de herramientas más ruidosas, de mayor tamaño y que suelen generar más suciedad. Si lo que quieres únicamente es tener unas cuantas herramientas para los arreglos cotidianos de la casa que te gusta realizar por ti mismo, te será suficiente con un soporte colocado en algún armario empotrado (o no empotrado) y accesible, mejor si cuenta con un punto de luz.

El soporte puede ser sencillamente una tabla en la que dibujes las distintas herramientas que luego fijarás, colgándolas, en ella. Le puedes añadir un pequeño estante donde colocar las cajas con puntas, tornillos… Pero también puedes conseguir lo mismo en horizontal con una o varias cajas de herramientas, que, como ya sabrás, al abrirlas despliegan distintas bandejas. Te decía varias cajas de herramientas porque así puedes distribuir el material eléctrico en una, las herramientas en otra, los clavos, tornillos y pegamento en otra y así sucesivamente. La mesa de trabajo, por lo general, será el lugar en el que realizas la chapuza correspondiente. Pero hay hobbies que requieren una mesa de trabajo en toda regla.

Es evidente que en tu casa no vas a poder instalar cualquier tipo de taller, quizá no te quepa el de automoción, a no ser que sea en miniatura, como es el caso del aeromodelismo, ese sí te cabe. Y para ese tipo de talleres, que generan polvo, serrín o virutas, como pueda ser la marquetería, el modelado, la talla u otros similares, se requiere un espacio más específico.

Si tu vivienda tiene asignado un trastero en el edificio, quizá puedas utilizarlo como taller, con el debido aislamiento para evitar ruido y suciedad en el entorno, y en un horario que no suponga mayor molestia para el resto de los vecinos. El taladro, la sierra, el martillo… no son silenciosos precisamente. Las mismas precauciones tendrás que tener si decides utilizar una habitación de tu vivienda para esos fines. Si tu casa es unifamiliar y tienes garaje o una zona abuhardillada, reserva parte de su espacio para montar tu taller.

Imprescindibles en tu espacio de bricolaje

En cualquier caso este taller de bricolaje, necesita, lo pongas donde lo pongas, una buena luz que te permita trabajar a gusto y una estantería donde colocar y distribuir algunas de tus herramientas y trabajos. También son precisas bases y regletas múltiples para enchufes y una mesa, o banco de trabajo (los hay con cajones y panel de herramientas), con buena estabilidad, que soporte la fuerza requerida para algunas de las acciones y que te permita anclar tornillos de banco, pequeñas fresadoras, la sierra mecánica, etc.

Y lo que nunca puede faltar, por más que te fastidie utilizarlo, es el escobón, el recogedor y el cubo para la basura. Asimismo, resulta muy práctico un buen aspirador. Si a todo eso le añades un poco de música que te permita relajarte en los momentos más tensos, te vas a sentir en tu taller, como en la gloria.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...