Cómo instalar focos halógenos

Los focos halógenos pueden ser empleados de dos maneras diferentes. Una de ellas, encastrados, y la otra, sujetos a un carril. Según la que optemos será la forma de instalarlos.

Cómo instalar focos halógenos

Los focos halógenos son aquellos que generalmente solemos observar en pasillos, recibidores o como forma de decorar algunas habitaciones acompañados por apliques de pared.

Los focos halógenos pueden ser empleados de dos maneras diferentes. Una de ellas, encastrados,  y la otra, sujetos a un carril. Según la que optemos será la forma de instalarlos.

En el caso de aquellos que van encastrados, generalmente se utiliza un falso techo para hacerlo. Debemos realizar un agujero en el lugar donde debemos colocarlo. Para ello utilizaremos un taladro provisto de una corona, el cual colocaremos en forma perpendicular y en una velocidad lenta.


Estas precauciones con el taladro son para evitar destrozos mayores en el falso techo.

Para lograr sujetarlos al techo debemos tener en cuenta que algunos modelos de focos cuentan con lengüetas que se apoyan en el borde del agujero, mientras que en otros casos  se coloca el foco en el orificio y se presiona suavemente hacia arriba hasta vencer la resistencia de las lengüetas laterales que lo fijarán al techo.

En cuanto a la instalación eléctrica, debemos de llevar el cable sobre el falso techo, desde el transformador hasta el agujero donde colocaremos el foco. En cuanto a la bombilla del foco, la misma se coloca mediante un resorte central circular, por lo que debemos comprimir el resorte mientras la introducimos en el soporte.

En este tipo de instalación debemos tener en cuenta que los 220 V que producen los focos producen mucho calor, razón por lo que hay que colocarlos en lugares bien ventilados, o en un hueco muy profundo para evitar la transmisión del calor.

En el caso de la otra alternativa, la misma se trata de colocar un kit de focos halógenos, que se colocan a lo largo de un carril compuesto por cables de pared a pared.

Esta es una posibilidad más sencilla, ya que no es necesario realizar agujeros  y su transformador se conecta directamente a la red mediante cualquier enchufe.

Solo hay que marcar la ubicación de las hembrillas que sujetarán cables metálicos a las paredes, y hacer dos agujeros alineados, con al menos 10 centímetros de separación, en donde colocaremos las hembrillas. Luego tendremos que doblar los extremos del  cable haciendo un lazo y fijarlo con una de las tuercas que componen el Kit.

Finalmente colocaremos un tensor en los extremos del cable para poder regular la tirantez del mismo hasta conseguir que quede completamente rígido e instalaremos las conexiones entre las bombillas, fijaremos el cable con tornillos y colocaremos el transformador a la pared, conectando los cables de alimentación del circuito.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...