Cómo proteger nuestros equipos de tormentas eléctricas

Una de las formas de evitar esos grandes dolores de cabezas que nos causa el hecho de que, por ejemplo, nuestro televisor se queme, o el equipo musical deje de funcionar producto de grandes bajas de tensión, es la utilización de tomas pararrayos. En los casos de tormentas eléctricas y descargas producidas por rayos, la utilización de tomas pararrayos es una excelente alternativa.

Además de desconectar todos nuestros electrodomésticos, hay otras formas de proteger nuestros aparatos eléctricos ante posibles descargas producidas por fuertes tormentas, ya que muchas veces nos toma de improvisto y no hacemos a tiempo a poner fuera de riesgo nuestros elementos. Una de las formas de evitar esos grandes dolores de cabezas que nos causa el hecho de que, por ejemplo, nuestro televisor se queme, o el equipo musical deje de funcionar producto de grandes bajas de tensión, es la utilización de tomas pararrayos.

Sobretención eléctrica

Sobretensión eléctrica

Se distinguen dos tipos de sobretensiones; las que se producen como consecuencia de la descarga directa de un rayo, y las que se producen por desperfectos técnicos en la red.

En esta última se considera suficiente la resistencia de los equipos y no se requiere ninguna protección suplementaria, aunque, en algunos casos, la red puede carecer de protección, si los conductores están aislados con pantalla metálica unida a tierra en sus dos extremos, ya que esta línea se considera equivalente a una toma subterránea.

Pero en los casos de tormentas eléctricas y la descarga que produce un rayo, los recaudos deben ser superiores si queremos evitar perder algunos de nuestros equipos.


Para estas situaciones, la utilización de tomas pararrayos es una excelente alternativa. Estos instrumentos se pueden instalar en las líneas aéreas o en la propia instalación eléctrica del edificio o casas. Son muy recomendables para casos en los que se busca la continuidad del servicio, en busca de proteger equipos de valores importantes o para evitar daños irreparables.

Las sobretensiones producidas por este medio tienen una duración muy corta, por lo que los dispositivos de protección deben tener la capacidad de responder inmediatamente. Por esta razón, las tomas pararrayos, se dividen en diferentes clases

  • Tipo 1. Recomendado para hacer frente al impacto directo de un rayo, su capacidad de absorción de la energía es muy alta o alta, mientras que la rapidez de la respuesta es baja o media.
  • Tipo 2. Utilizado en sobretensiones de origen atmosférico y conmutaciones, su capacidad de absorción y respuesta es en ambos casos media-alta.
  • Tipo 3. Se emplea en los mismos casos que los dispositivos de Tipo 2, pero su capacidad de absorción es baja y su respuesta muy alta.

Estos mecanismos son recomendables para viviendas con sistemas domóticos o sistemas de telecomunicaciones en la azotea, zonas con más de 20 días de tormenta al año, equipos especialmente sensibles y costosos, locales de pública concurrencia que no sean servicios de seguridad, actividades industriales y comerciales en las que no sean obligatorios.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...