Lamparitas mágicas con material reciclado

Recicla latas de conserva y cucharitas de postre y empieza a crear lamparitas tan chulas como las que nos presenta Willem Heeffer: ¡después personalízalas como quieras!

lamparas recicladas

Reciclaje y originalidad son dos conceptos que van de la mano y lo vamos a ver con este ejemplo tan sencillo que traigo hoy, aunque ya lo hemos ido viendo anteriormente con otros inventos más disparatados. El autor de esta idea que he rescatado en el blog de Willem Heeffer nos propone crear unas fantásticas lamparitas de techo a partir de dos materiales muy básicos y fáciles de conseguir: latas de conserva y cucharitas de postre. Reciclando estos dos objetos, uno puede elaborar lámparas tan chulas e innovadoras como las que encontramos en la fotografía. Los tonos pasteles funcionan muy bien, pero podemos recurrir a cualquier otro siempre que armonice mejor con el resto de nuestra decoración.

La lata de conserva constituirá las paredes de la lámpara donde luego introduciremos el sistema eléctrico -el cable, la bombilla y demás. Teniendo esto en cuenta, cada cual puede personalizar su lámpara y otorgarle el contorno que quiera. En el ejemplo se ha recurrido a una lata de tamaño mediano, circular y con el cuerpo marcado con distintos pliegues, muy similar a las latas de tomate frito que encontramos en cualquier supermercado. Después de la forma, la personalización final vendrá de mano del color y la capita de pintura que le queramos poner encima. Para darle mayor alegría al diseño final, podemos seguir la idea del autor y pintar formas geométricas como círculos, rombos o triángulos de otros colores diferentes, que siempre resulta más agradable e innovador a simple vista.

La guinda del pastel se lo lleva la cucharita que muchos de vosotros todavía no sabréis para qué la han utilizado: ni más ni menos se ha reciclado para convertirla en el interruptor de la lámpara. ¿Original, verdad? Tan solo tendrás que mover la cucharita de un lado a otro para encender o apagar la luz. Un detalle muy especial que convierte a estas lámparas recicladas en un foco de iluminación único y fácil de encajar tanto en dormitorios como en la propia cocina, o incluso en un establecimiento destinado a hostelería. No olvidéis, eso sí, pintar de algún color el cable que sostiene la bombilla, o bien decorarlo con Washi Tapes, para que el resultado final sea más que satisfactorio. Luego siempre podéis hacer combinaciones y crear lámparas más completas utilizando varias latas juntas. Imaginación al poder.

Fuente: Willemheeffer.nl
Foto: Página web

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...