Cómo cuidar a los gatos mayores

Como sucede con los humanos, nuestros felinos también envejecen. Cuando llegan a cierta edad requieren cuidados especiales. Expertos brindan recomendaciones para darles el trato que merecen

¿Tienes un gato viejo? Así debes cuidarñp

Su ronroneo y elegancia natural hacen de los gatos un compañero ideal para muchos. Tenerlos de mascota en casa supone muchas ventajas. Pero hay que considerar que cuando entran en la vejez, su energía y condiciones físicas cambian. Es por ello que se debe aprender a cuidar a los gatos mayores para retribuirles todo el cariño que brindan.

La edad estimada de longevidad gatuna es de 16 años. Aunque cada caso es distinto, la mayoría empieza a mostrar signos del paso del tiempo a los 10 años. Como sucede con los seres humanos, existen enfermedades propias de los felinos en edad avanzada que merman su calidad de vida o le generan dolencias. Igualmente, pierden la agudeza de sus sentidos y capacidades.

Lo principal que se debe hacer, es mantener un contacto regular con el veterinario. Lo ideal es llevarlos al menos unas dos veces al año para un chequeo general. Entre las patologías más frecuentes de los mininos están la artrosis (afecta las articulaciones y les causa dolor), hipertiroidismo, afecciones periodontales, enfermedades renales, Alzheimer (Síndrome de Disfunción Cognitiva), pérdida del oído y la vista.

Cómo cuidar a los gatos viejos

Es conveniente prevenir que sufran males mayores o, al menos, procurarles las atenciones adecuadas, según la dolencia que puedan padecer. La mejor manera es cuidar lo que comen. Los gatos viejos dejan de digerir con facilidad grasas y proteínas, y tienen tendencia a engordar. El sobrepeso es perjudicial para ellos, pues lastiman sus articulaciones y desarrollan enfermedades. Hay que bajar el nivel calórico de su ingesta diaria.

En esta misma temática hay que estar atentos a si dejan o no de comer. Si se les parte un diente o tienen las encías inflamadas, pueden perder el apetito por el dolor que sienten al masticar. Por ello es primordial mantener una higiene adecuada de su boca. El sarro o placa que se acumula en su dentadura es malo para ellos.

Ofrecerles un entorno seguro y adaptado a sus requerimientos es básico. Por ejemplo, su arenero debe ser más bajo para que pueda subirse a él con facilidad. Igualmente colocar en sitio seguro y sin obstáculos el agua y la comida. La reducción de su movilidad le puede hacer tropezar y lastimarse con objetos en su camino habitual. Por ello lo mejor es quitarlos y ofrecerles espacios despejados.

Mimos y atenciones a montón

La sensibilidad de los felinos suele elevarse con el paso de los años. Por ello necesitan que se les de más muestras de amor y cariño, para que se sientan confortables. Por otro lado, peinarlos o cepillarles es esencial, así como eliminar el pelo sobrante. Esta acción los calma y tranquiliza. Al igual que las personas, ellos perderán más pelo que de costumbre, por lo que deberás extremar la limpieza y aspirado de las áreas que frecuentan los gatitos.

Como están viejitos, los gatos dejan de poner tanta atención en su aseo y dependen más de sus humanos a cargo. También duermen más horas. Hay que aprovechar esa cercanía y relajación para cortarles las uñas, por ejemplo. Estas les crecerán más rápido porque ya no las utilizan como en su juventud.

Las mascotas también sufren de estrés y durante la vejez esta afección está más latente. No es recomendable hacer cambios significativos en casa, remodelaciones, obras o mudanzas cuando ellos están mayorcitos. Estas situaciones los sacan de su estado de confort. Si es inevitable, hay que crearles un espacio donde no sean molestados durante el proceso. Si estás interesado en adoptar a uno de estos animales, no está demás que sepas qué necesitas tener para llevar un gato a casa. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...