Cómo cultivar las mejores aromáticas en casa

Tener un huerto de hierbas para cocinar o de uso medicinal en la vivienda es práctico y sencillo. La mayoría de las plantas de este tipo no requieren de grandes esfuerzos para su cultivo. Siguiendo algunos consejos podrás conseguirlo

Cultiva estas plantas aromáticas en casa

Fuente: www.micasarevista.com en Pinterest

Las propiedades y usos de las plantas son múltiples, por lo que tener solo especies ornamentales es quedarse corto. Aunque se disponga de poco espacio, hay variedades que son fáciles de mantener. Se trata de las hierbas medicinales o culinarias. Cultivar las mejores aromáticas en casa es posible si ponemos en práctica varias recomendaciones de los expertos.

Como casi todas estas hierbas son pequeñas, bastará con disponer de un balcón, terraza o un rinconcito del jardín para su siembra. Hasta el alféizar de una ventana en la cocina puede servir para colgar macetas pequeñas con plantas aromáticas. El principal requerimiento, es que el sitio tenga luz suficiente para su desarrollo. Como mínimo, debe recibir unas seis horas de sol.

Asimismo, la superficie que se elija debe poseer un drenaje óptimo. Casi todas pueden soportar bien la sequía, pero no que sus raíces estén encharcadas por mucho tiempo. Procurar que las macetas o recipientes donde se coloquen tengan agujeros es fundamental. Esto ayudará a que se escurra el exceso.

Las mejores aromáticas para la casa

La variedad de especies que son utilizadas en la cocina o para la elaboración de remedios naturales es amplia. Algunas son propias de ciertas zonas, y otras se ha extendido a casi todo el planeta. Las más comunes y de fácil cultivo son el perejil, albahaca, menta, cilantro, orégano, tomillo, romero, eneldo, estragón, laurel, hinojo, comino, salvia y hierbabuena.

El cebollino o cebollín también es muy popular. Es pariente de la cebolla, se da súper rápido y su uso gastronómico es muy amplio, especialmente en la comida asiática. La albahaca es fabulosa para mejor la digestión, además de dar un gusto extraordinario a las salsas para pastas y mariscos. Destaca como una de las más sencillas de plantar, por lo que se recomienda comenzar con ella.

Tener menta en casa además de brindar un aroma fresco y energizante al ambiente, te permitirá tener a mano un complemento ideal para bebidas y platillos de frutas. También posee virtudes medicinales, pues es antiespasmódica. Al cultivarla deberás cuidar que no invada todo el jardín. Lo mejor es tenerla aparte en una maceta.

Cuidados básicos

Informarse sobre las características y necesidades de las aromáticas que elijas sembrar no está demás. En este sentido es importante saber que éstas pueden agruparse en perennes y anuales o bianuales, de allí el trato que les darás. Las primeras conservan sus hojas todo el año. Resisten las estaciones, pero hay que mantenerlas en lugares en los que el clima no resulte tan inclemente. Requieren poda y trasplante cuando crecen demasiado. Entre ellas destacan la lavanda, el romero, la salvia, la menta y el tomillo.

Las anuales y bianuales deberán reemplazarse cada uno o dos años, cuando cumplen su ciclo de vida. Por ejemplo, el perejil es bianual. Al principio dan hojas y tallos, pero cuando se acerca su fase final, le salen flores. Las anuales solo viven una temporada y de ellas sobresalen la albahaca, el cebollino y el eneldo.

Para evitar inconvenientes en lugares pequeños, lo más usual es cultivarlas aisladamente. Las particularidades de cada hierba pueden hacer que compitan entre ellas por espacio o agua. Incluso, algunas especies poseen raíces que liberan toxinas para predominar sobre otras plantas. Si usas jardineras, busca que los tipos de plantas sean compatibles. Por ejemplo, el orégano, la salvia y el tomillo se “llevan bien”.

Riego y reproducción

Antes de comprar una planta en un vivero hay que tener en cuenta que las semillas tienen mucho más ventajas. Son más económicas, se adaptan mejor al lugar donde estarán y se pueden cultivar escalonadamente. Por ejemplo, se pueden sembrar primero las que tardan más en crecer (perennes) y al salir los brotes, trabajar las de crecimiento rápido.

Reproducir las aromáticas también es sencillo. Casi todas se pueden multiplicar por esquejes, por lo que no se requerirá dinero extra para ampliar el huerto. El mejor momento de hacerlo es cuando estén más leñosas. Cuando tenga muchos “hijitos” que pueda sacar y llevar a otra maceta. Si el espacio en casa escasea, considera dar aromáticas como obsequio. Sin duda, a cualquiera le gustará tenerla en casa.

En cuanto al riego, lo mejor es no excederse. Cuando el sustrato se encharca, las raíces se debilitan. Es más, a las aromáticas les favorece la sequía. Muchas intensifican el sabor de sus hojas cuando pasan un tiempo sin agua. Esto ocurre porque se concentran los aceites esenciales de las hojas. Por ello no está mal pasar un par de días sin hidratarles.

Tiempo para cosechar

La cosecha debe hacerse durante su crecimiento para que no entre precozmente en la madurez, llegue a la floración y muera. Es más, cuando se toman sus hojas se promueve el desarrollo sano de las aromáticas. Sin embargo, no hay que extralimitarse. Lo mejor es podar pequeñas partes a la vez. Nunca se debe coger más de la tercera parte del volumen de la hierba o se pasmará. Anímate. Puedes tener plantas aromáticas a tu alcance en un huerto casero. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...