¿Cómo funcionan los seguros de hogar en averías y reparaciones?

La línea blanca del hogar es fundamental para realizar tareas domésticas y conservar tus alimentos. Contratar una aseguradora que te auxilie ante las fallas de esos equipos es una buena idea. Solventar una emergencia puede ser sencillo sin tener que vaciar tus bolsillos

seguro de hogar

Una de las recomendaciones que dan los expertos al comprar una vivienda, es asegurarla. Cualquier percance natural o de otro tipo podría dejarnos expuestos y sin poder recuperar las cosas que con esfuerzo se han adquirido. Aunque la cobertura depende de la compañía que se contrate, es bueno indagar cómo funcionan los seguros de hogar en averías y reparaciones. 

Electrodomésticos como horno, nevera, lavadora, licuadora, secadora y otros, se han hecho imprescindibles para llevar a cabo las tareas domésticas. Por ello, tener un soporte que nos “proteja” de ciertas emergencias resulta fundamental.

¿En qué casos el seguro cubre daños en los electrodomésticos?

Aunque la contratación de seguros para el hogar se ha vuelto muy común, muchas veces éstos no responden por los daños de los artículos de línea blanca. Si es tu caso, podrías intentar renovarlo con una compañía que sí incluya esta cláusula, o preguntar a tu corredor sobre la posibilidad de agregarla a tu póliza.

A menudo las aseguradoras que tienen este tipo de coberturas disponen de un técnico que acudirá a tu vivienda una vez se haya reportado la falla. El servicio se puede pedir hasta dos veces al año, y se apuntarán averías electrónicas, mecánicas y eléctricas de los aparatos que figuran en el inventario. Dependiendo de la circunstancia y del contrato establecido, el seguro puede reponer las piezas o reemplazar el equipo si hay pérdida total.

La mayoría de los accidentes que se cubren son los causados por el agua. Cifras señalan que 34% de los siniestros en casa se deben a las lluvias, humedades o filtraciones propias u ocasionadas por nuestros vecinos. Si se determina que un artefacto se estropeó por este motivo, el seguro deberá cubrir la reparación o dotarle con uno nuevo.

Las subidas y bajadas bruscas en la tensión, los cortocircuitos y las sobrecargas también originan desperfectos en los electrodomésticos. Y, según el límite del seguro, también podrías recibir mano de obra cualificada para reparaciones o sustitución de equipos que fallen por alguna de esas razones. Si el problema deriva del cableado de la vivienda, éste también podrá repararse.

Coberturas especiales

Los seguros de hogar generalmente responden a los sucesos ocasionados por fenómenos atmosféricos. El viento y la lluvia deberán incluirse acá. Para ello tienen estipulaciones que detallan la velocidad que debe tener el viento (Más de 80 km/h) para que el seguro pague. Igualmente, los litros por metro cuadrado en caso de precipitaciones. Daños estructurales de la vivienda, así como de equipos y muebles, suelen incluirse.

Por otro lado, los incendios están entre las principales cláusulas de las pólizas de empresas reconocidas. Cuando hay accidentes de esta naturaleza todo lo incinerado o dañado debe reponerse. Claro, lo que menos le preocupará será el lavavajillas si hay un incendio en la cocina, pero debe sentir el alivio de contar con uno nuevo si lo pierde.

Casi todos los detonantes del fuego (menos intencional) están contenidas en las pólizas. Entre ellas explosión de una bombona de gas, instalación de gas defectuosa, sobretensión de la red eléctrica o incluso un cigarrillo mal apagado. También se encuentran una estufa mal puesta, cortocircuito, sartén olvidada en el fuego, o combustión de un electrodoméstico. Asesórate y no dejes desamparadas tus pertenencias.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...