Cosas que podría cubrir tu seguro de hogar y no lo sabes

Aunque te parezcan nimiedades que una aseguradora no podría cubrir, muchas pólizas domésticas las incluyen. Si por un apagón se te descompusieron los alimentos del refrigerador o tu hijo rompió un artículo en una tienda, puede que no tengas que sacar del bolsillo tu dinero para reparar los daños.

Cosas que quizás desconoces de tu seguro de hogar

Aunque cada póliza de seguro tiene sus variantes, existen coberturas comunes que tal vez desconozcas de tu seguro de hogar. Si no has leído con detalle el contrato, es hora de que lo hagas. Quizás estés incurriendo en gastos innecesarios o desperdiciando servicios asociados. Sacar provecho del dinero que inviertes en asegurar tu vivienda es fundamental y aliviará tu bolsillo.

Generalmente creemos que las aseguradoras solo responden por daños considerables o de gravedad. Tal es el caso de un incendio, una inundación o un tornado. Sin embargo, a menudo hay cláusulas en la póliza que asumen, total o parcialmente, eventos de menor envergadura, y que se consumen buena parte de tus finanzas.

Uno de ellas son las indemnizaciones por alimentos. Si en tu ciudad hubo un apagón por varias horas y se descompuso la comida que estaba en la heladera, el seguro podría pagarla. Incluso si se trata de una avería en el aparato lo que generó la pérdida, también lo cubre. La mayoría de las empresas ponen un límite de dinero en la cobertura, que puede alcanzar los 600 euros. ¿En qué otra cosas te podrías beneficiar? Sigue leyendo y lo sabrás.

Otras coberturas comunes del seguro de tu hogar

Estabas aseando tu balcón y sin querer se cayó un farolillo que aterrizó justo sobre el automóvil de tu vecino, partiéndole un vidrio. Luego de llevarte las manos a la cabeza y lamentarte, pregúntate si el seguro lo cubre. Las cláusulas de daños a terceros o responsabilidad civil lo hacen. Igual podría pasar si están en una tienda y tu hijo rompió el escaparte.

Tras gastarte un ojo de la cara en remodelar el baño resulta que accidentalmente se quebró el sanitario o la loza. Puede ser que la póliza incluya estos sucesos. Igualmente los relacionados, como roturas de espejos, vitrocerámica, cristales, piedras, mármol o granito. En estas circunstancias las piezas deberían reponerse.

Aunque se trate de un seguro para el hogar, hay pólizas que te ayudarán en caso de sufrir inconvenientes fuera de casa. Por ejemplo, si eres víctima de un robo violento que incluya los bienes asegurados, como joyas u otros objetos personales que lleves contigo al momento del atraco. La cantidad a cubrir siempre dependerá de la garantía dispuesta en el contrato.

Detalles que cuentan para la compañía aseguradora

Las compañías también suelen responder ante algunos males que pueda ocasionar tu mascota. Si por casualidad paseas a tu perro y éste muerde a un vecino o rompe un bien de un tercero, la póliza podrá hacerse cargo de los gastos. Igualmente, si necesitas asistencia médica podrás hacer uso de lo dispuesto en el convenio.

Tus finanzas personales también podrían entrar en la cobertura. Si eres víctima de fraude en tus tarjetas de crédito el seguro podría reembolsar lo perdido, principalmente en situaciones de coacción. También aplicaría para libretas de ahorro y cheques.

Otros servicios domésticos que se añaden serían asistencia para cambiar o reponer una cerradura, reponer electrodomésticos averiados o mano de obra en trabajos de bricolaje. En este último apartado entra cambiar tiradores, instalar baldas, bisagras o montar muebles. ¿Se te quemó la campana de extracción por dejar bajo el fuego una sartén? También podrías recibir un cheque o reemplazo del equipo dañado. Eso sí, chequea siempre las coberturas de los seguros de hogar antes de efectuar la contratación. Incluso, puedes indagar cómo funcionan ante averías y reparaciones.  

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...