Más seguridad, más ahorro, más confort: la domótica en España

La protección en el hogar da un paso más allá de las puertas blindadas con la llegada de las puertas inteligentes. Estas forman parte de un nuevo sistema de automatización de viviendas basado en la seguridad, el ahorro energético, el confort, las comunicaciones y la accesibilidad. La domótica se abre camino acompañada ahora del poder de los teléfonos móviles.

Cerradura puerta

Grifos que se cierran cuando el agua rebosa la pila, luces que se encienden con un simple comando de voz y puertas que alertan al propietario a kilómetros de distancia de que alguien está cruzando el umbral de su casa. Así es la domótica. Un sistema de automatización que empezó a aplicarse en la vivienda a finales de los años 80 y que actualmente en España tiene presencia mediante muchas empresas, algunas con más de 14 años en el mercado.

La seguridad es uno de los pilares fundamentales de toda esta tecnología. Este revolucionario sistema de protección pone a nuestra disposición detectores tanto de humo, como de fugas de gas o pérdidas de agua, con capacidad para detener el peligro en el mismo instante. También detectores de movimiento, alarmas antiicendios y alarmas antirrobo. Incluso sistemas de pánico que permiten encender la luz o avisar a emergencias con una simple orden de voz. Cada una de estas medidas de seguridad está pensada y programada desde la simplicidad y la comodidad, lo que significa que cualquier persona, aun sin grandes conocimientos informáticos, aun con limitaciones físicas por edad o por enfermedad, puede hacer uso de la domótica, ya que ésta se adapta a las necesidades y preferencias de cada usuario.

Una seguridad que se mantiene estando dentro o fuera del hogar, porque el propietario seguirá teniendo un control total sobre su vivienda gracias a una conexión on-line o incluso ahora ya es posible a través de los teléfonos móviles. Esto implica que los dueños son avisados telefónicamente de cualquier anomalía en su vivienda, pudiendo intervenir a distancia en los controles domóticos a través de la llamada “pasarela residencial”, que integra los diferentes dispositivos de seguridad. Un ejemplo de estas nuevas utilidades que nos brindan los móviles es el que encontramos en este vídeo, en el que la puerta principal del hogar impide la entrada a cualquier persona sin la clave de acceso adecuada, y el móvil se convierte en la llave de acceso. A día de hoy son varias las empresas que empiezan a ofrecer este tipo de servicios, aunque una de las más especializadas en el bloqueo y desbloqueo de puertas y ventanas es Segiro Smartkeys, que permite un total control en cualquier momento y desde cualquier lugar.

No obstante, la seguridad no es el único punto fuerte de este nuevo mecanismo de automatización. Este sofisticado sistema se rige por cinco principios fundamentales como el ahorro energético, el confort, la seguridad, las comunicaciones y la accesibilidad. Sin duda, este es el quinteto clave  que toda persona quiere tener garantizadas en su casa, donde la protección comience desde el inicio: la puerta. Una garantía que además vaya acompañada de la tranquilidad fuera de casa. a través de un seguimiento y control a distancia, así como la comodidad de poder intervenir cuando lo necesitemos, tanto si estamos dentro como fuera de la vivienda.

El precio de estas Smart Homes o casas inteligentes – oscila entre 1.000 y 3.000 euros – todavía puede parecer algo disparatado en tiempos de crisis, pero se puede amortizar en menos de cinco años. Es aquí donde cobra relevancia el ahorro energético que permiten estos equipamientos, ya que los expertos hablan de una reducción mínima del 25% de energía, que puede alcanzar hasta el 50% si la vivienda dispone de sistemas de energía solar y geotérmica. Además, las familias pueden seguir toda la información de su consumo energético gracias a una serie de pantallas instaladas en el hogar.

Consecuencia y resultado de todo ello son los otros tres pilares fundamentales de esta tecnología: confort, accesibilidad y comunicaciones. Poder apagar todas las luces con un comando de voz, regular su potencia de iluminación desde un solo botón o ver cómo se pliegan y despliegan los toldos automáticamente según el tiempo exterior son solo algunas de las posibilidades que nos brindan el confort. Aplicaciones siempre accesibles a cualquier persona, diseñadas con control remoto para favorecer la autonomía personal. Un control que, en el caso de Segiro Smartkeys, ofrece además teleasistencia, tecnología inalámbrica y todo un conjunto de intercomunicaciones.

La domótica parece dispuesta a ofrecer al mundo una mejor calidad de vida y con el paso del tiempo a precios cada día más competitivos. Poco a poco la sociedad tecnológica avanzará hacia el futuro: un futuro lleno de casas digitales.

Foto / Simon Cocks



Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...