Esquinas no, por favor

Los muebles que poseen esquinas muy pronuncidas restan seguridad y generan energía negativa en el hogar

Esquinas

Es cuestión de diseño, de estética, pero para algunas personas también es cuestión de seguridad, y para otras incluso de energía. Estoy hablando de las esquinas que se forman en cualquier tipo de mueble, especialmente estanterías, mesas de centro, mesas de comedor, muebles bajos, estanterías… Toda una serie de muebles que presentan líneas firmes que convergen en un mismo punto formando esquinas puntiagudas, también llamadas “picos”. Puede parecer una tontería, pero a veces nuestra felicidad puede residir en esos pequeños detalles a los que restamos importancia. 

Es bien sabido por todos que es peligroso contar con muebles de estas características en casa cuando tenemos niños pequeños que se dedican a jugar y a corretear por el hogar y que en una de sus miles de caídas pueden ir a parar cerca de una de estas esquinas, por lo que en estos casos ya vemos por qué juega nuestra seguridad un papel en esta historia. Muchas veces a la hora de comprar tendremos la oportunidad de decantarnos por muebles con esquinas redondeadas que generan una estética muy diferente y nos evitan daños mayores en caso de tropiezos o casos similares. Sobre todo cuando se trate de muebles bajos.

Por otro lado, filosofías como las del Feng Shui tampoco nos recomiendan para nada este tipo de muebles clásicos con puntas sobresalientes y muy marcadas. De alguna manera, el Feng Shui ve estas esquinas como una amenza, como algo afilado, como una especie de cuchillas que sobresalen y nos apuntan a nosotros. Lo traduce como algo muy negativo que genera una energía indeseable en los hogares, cargándolos de malas sensaciones y vibraciones. En cierto modo es fácil de entenderlo: cuando vemos un mueble con esquinas, enseguida nos asalta una sensación de peligro, de daño… y eso mismo genera inseguridad y energía negativa.

Por eso, en general, podemos decir que las esquinas no son muy aconsejables en el hogar. A mí personalmente tampoco me agradan estéticamente. Os invito a amueblar vuestra casa evitando siempre que se pueda muebles con puntas muy marcadas. Diseñad vuestro hogar con un mobiliario de formas suaves y redondeadas, que nos generen y aporten una seguridad en casa, y al mismo tiempo nos llenen de armonía y energía positiva. Y si no tenemos alternativas, siempre podemos recurrir a los protectores de plástico transparentes. Viviremos en un entorno mucho más seguro y con una estética diferente, mucho más elegante. Acabemos con la amenaza de las puntas, y cuando vayamos a comprar digamos: “esquinas no, por favor”.

Foto: baixmodulsdecoracio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...