Jardines zen, un estilo diferente

Si tienes un pequeño espacio en tu jardín puedes crear un jardín zen para poder relajarte con su contemplación…

jardines zen

Cuando hablamos de jardines, pensamos en plantas, flores y en verde por todas partes, pero existe un estilo de jardines llamados zen  originarios de Japón en los cuales predominan la arena, las piedras y los cristales de cuarzo, pero también tienen cabida las conchas marinas, el bambú, las velas y el musgo.

Los jardines zen no suelen tener vegetación, son jardines secos y la arena cubre toda la superficie como si de un mar en calma se tratase. Estos jardines están diseñados para inspirar vitalidad, serenidad y favorecer la meditación.

Los jardines zen representan el cosmos en miniatura, las piedras representan las montañas, la arena la inmensidad de los océanos y el musgo los bosques. La arena se rastrilla y se le da forma de zig-zag, ondas , cuadrados, círculos… En las piedras que sobresalen a la arena se le da forma de círculo para representar las ondas del agua.

Los jardines zen son para contemplarlos y para admirarlos como si fueran un cuadro y en ellos se trata de plasmar que el hombre no puede vivir sin la naturaleza. El jardín zen representa el camino de la vida con sus obstáculos, con sus altos y bajos y con sus luces y sombras.

Composición de jardín zen

Arena

Es el elemento sobre el cual existimos y absorbe y recicla la energía y también la transforma. Este elemento nos ayuda a neutralizar las energías y los pensamientos negativos en un ambiente de serenidad

Piedras

Representan los obstáculos en el camino de la vida, pero también nos enseñan que no están ahí porque si ,están para enseñarnos algo y para que entendamos que los fracasos, los errores y las caídas nos hacen crecer como personas.

Cristales de cuarzo

El cuarzo almacena y transmite energía positiva. La transparencia del cristal revela el entendimiento y muestra la sencillez y la modestia

Conchas o caracoles

Representan el contacto con el mar y representan la serenidad y la paz que sentimos al estar al lado del mar.

Musgo

Representa los bosques y toda la naturaleza de la tierra

La belleza de un jardín zen solo se aprecia en silencio, abriendo la puerta a la imaginación y dejando que los objetos nos revelen lo que quieren expresar Las rocas del jardín zen representan los senderos por lo que el hombre debe pasar a lo largo de su vida para sentirse realizado:

Los ocho senderos del jardín zen

  1. El primer sendero representa la fuerza de voluntad, que es la fuerza que nos empuja a superarnos en la vida y a sentirnos realizados
  2. El segundo sendero representa la misericordia que todo hombre o mujer bueno debe poseer
  3. El tercer sendero representa la fuerza de la creación, la fuerza de realizar las cosas sin dejarlas a medias
  4. El cuarto sendero representa la belleza tanto interna como externa
  5. El quinto sendero representa la tolerancia, la paciencia y el respeto
  6. El sexto sendero representa el perdón, el aprender a no guardar rencor y a comprensión de que nadie es perfecto y todo el mundo comete errores
  7. El séptimo sendero representa la formación y el estar abiertos para recibir los mensajes
  8. El octavo sendero representa el conocimiento y la humildad de que un verdadero maestro sabe que la sabiduría no lo es todo
  9. Cuando se recorren estos senderos se llega al noveno que es el cuarzo que refleja la luz. Generalmente esta piedra se esconde en la arena para que sea encontrada con la fuerza del espíritu o el alma

Los jardines zen nos permiten relajar la mente y tranquilizar los miedos, la angustia y la ansiedad. Podemos cambiar su forma las veces que queramos retirando las rocas, alisando la arena o trazando nuevos surcos. El jardín zen es un reflejo de nuestro jardín interior.

Jardín zen en casa

para tener un jardín zen en casa no hace falta que tengamos conocimientos teóricos orientales. Nosotros vivimos en otro contexto, pero podemos tomar sus ideas de simpleza y austeridad y sus materiales como piedra y arena. Estos elementos deben de formar parte de nuestro jardín zen, pro podemos añadirle nuestro toque personal echando mano de nuestra imaginación. Una de las ventajas de los jardines zen es que como utilizamos piedras o arenas no necesitamos regarlo como si fuera un jardín de césped.

Para construir un pequeño jardín zen debemos construir una superficie de madera con bordes de mayor altura en los laterales para que contenga los materiales que vamos a colocar sobre ella. también se puede poner un pequeño listón de madera para separar dos espacios que luego llenaremos con materiales distintos. También podemos cubrir una parte de la madera con cristal aunque hay que dejar una pequeña parte sin cubrir para poder modelar la grava o la arena. En la parte cubierta con el cristal podemos añadir velas para darle un toque de calidez al conjunto.

También puedes construir un jardin zen interior similar a un jardín bonsai. Estos pequeños jardines se ponen sobre la mesa y forman parte de la decoración proporcionando serenidad y relajación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...