Cómo arreglar la cisterna del baño

Detecta el tipo de fallo que presenta tu cisterna y aprende cómo puedes remediarlo de forma casera, siguiendo estos sencillos pasos.

¿Tu retrete gotea? ¿Pérdidas de agua en la cisterna? ¿Hay algo que ya no funciona y no sabes qué es? En este post analizamos los diferentes fallos que pueden darse en una cisterna y cómo repararlos.

Cierra la entrada de agua a la cisterna utilizando la llave que hay al lado o debajo del retrete. Se trata de una palanca alargada, tendremos que girar la agarradera a la derecha en para detener el flujo de agua a la cisterna. La fuga o pérdida de agua puede deberse a un fallo de uno de los mecanismos que integran la cisterna, ya sea la válvula (conocida también como grifo de llenado) o el descargador. La válvula, aunque puede presentarse con diferentes formas, está situado en la base de la cisterna y está conectado a una toma de agua en la pared, además es reconocible porque posee un flotador que asciende conforme se llena de agua el tanque. Por otro lado tenemos el descargador, enroscado en la base de la cisterna; es el mecanismo que se activa con el botón o pulsador que utilizamos para accionar la descarga de la cisterna.

¿Qué tipo de avería es la mía?

Analiza en qué momento se produce la fuga de agua una vez descargada la cisterna. Si aparece justo después de la descarga, el fallo está en la junta del descargador y habrá que sustituir la pieza. Si la cisterna funciona con normalidad –carga y descarga- pero la fuga empieza un rato después, el fallo lo presenta la válvula, posiblemente porque no corta la entrada de agua a la hora de llenar el tanque y automáticamente el descargador, para evitar un desbordamiento, evacua el agua por el retrete a modo de salida de emergencia.

Puede darse también la circunstancia, si se trata de un retrete antiguo con tirador (en lugar de un pulsador, una cuerdecita que cuelga del techo para estirar de la cadena), que hayamos desplazado de forma accidental la tapa. Bastará revisar su correcta posición.

Finalmente, si el fallo que presenta nuestro retrete es que no entra agua en la cisterna, puede deberse a una obstrucción por cal en el mecanismo de llenado o que la llave de escuadra de la cisterna esté rota.

Soluciones

Sea cual sea el fallo, tendremos que acceder a la cisterna del retrete. Prepararemos el cuarto de baño para evitar accidentes de cualquier tipo, las recomendaciones básicas son colocar una toalla grande alrededor del retrete por si se produce una fuga de agua y antes de ponernos a trabajar con la cisterna, asegurarnos de cerrar la tapa del váter, no sea que se nos caiga en el agua alguna herramienta o algún aparato eléctrico. No sería la primera vez.

Para acceder a la cisterna y desmontarla, normalmente y dependiendo de cada modelo, tendremos que desenroscar el pulsador de la tapa. Puede que baste desenroscarlo, o puede que necesitemos algún tipo de destornillador. Si no pudiéramos lograrlo con la fuerza de la mano, nos serviremos de un alicate y un trapo para no dañar el pulido. Desenroscamos el botón y la tapa de la cisterna quedará suelta. Accedemos así al interior de la cisterna. El descargador, el aparato central, podemos extraerlo sencillamente desenroscándolo hacia un lado hasta que haga “clack”. Una vez extraído, observaremos la base del descargador y miraremos si la goma circular –llamada junta o soleta- está mínimamente limpia o llena de cal. La primera prueba será sustituir esta goma –que va a presión- para ver si con ello solucionamos la pérdida de agua. Para comprar esta goma, tendremos que ir a alguna tienda de fontanería con toda la pieza (el descargador) y allí nos la darán.

De paso que hemos abierto la cisterna podemos aprovechar para limpiar el fondo de la cisterna que seguramente presentará cal y manchas de humedad. Hecho esto, podemos realizar el proceso inverso para montar nuevamente la cisterna y abrir la llave de agua para comprobar que funciona correctamente.

Si este paso no fuera suficiente para arreglarlo, tenemos otras opciones que son la sustitución de alguna pieza en su conjunto, bien sea el descargador o bien la válvula según el tipo de fallos que hemos descrito anteriormente. Hemos hablado de cómo extraer el descargador; si queréis sustituir la válvula de carga, tendréis que aflojar la tuerca que la sujeta en el fondo con una llave inglesa. Antes de poner la nueva, es aconsejable colocar una pequeña capa de silicona en el fondo del tapón de la válvula para un buen aislamiento hermético de la válvula de descarga. Si no os atrevéis a hacer una compra y sustitución por miedo a equivocaros, no os quedará otra que llamar a un fontanero y asumir los costes. ¡Qué remedio!

Vídeo: Youtube

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...