Cómo cambiar un grifo

Aprende cómo cambiar un grifo del hogar paso a paso, ¡solo necesitas una llave inglesa y algo de paciencia para dejarlo como nuevo!

Los grifos son un elemento imprescindible del hogar y tarde o temprano requieren de una reparación, bien porque el grifo gotea, salpica demasiado o deja de funcionar completamente. Si por alguna de estas razones, o sencillamente por un cambio estético, estamos pensando en cambiar la grifería y no sabemos cómo hacerlo, aquí os dejamos las herramientas y materiales que necesitáis para conseguirlo, y cada uno de los pasos a seguir. Os bastará, en principio, con una llave inglesa, y necesitaréis el grifo nuevo a sustituir, un poco de papel y según qué casos, también cinta de teflón.

El primer paso es cerrar la llave de paso del agua del hogar para evitar pérdidas y accidentes innecesarios. Acto seguido, abriremos el grifo y dejaremos que se vacíe completamente la tubería de los restos de agua. En caso de que vivamos en un dúplex o una casa con varias plantas, será necesario abrir un grifo en cada una de las diferentes plantas para asegurarnos de que las cañerías están totalmente vacías. Después podremos proceder a cambiar el grifo antiguo por el nuevo.

Para quitar el grifo tenemos varias opciones, según el tipo de grifería que tengamos. En algunos casos bastará desenroscarlo, en otros tendremos que hacer uso de la llave inglesa y agacharnos debajo de la pila para desenroscar los diferentes tubos que van desde el grifo hasta las cañerías de la pared. Normalmente, son tres roscas en total las que tendremos que quitar: dos pertenecen a los tubos que salen del grifo, y la tercera es la que fija el grifo justo por debajo de la pila. Con un rápido vistazo, observaremos qué tenemos cuántas piezas tenemos que desenroscar para liberar el grifo. Una vez extraído, será tan fácil como realizar el proceso contrario. Introduciremos el nuevo grifo y lo fijaremos con las mismas roscas, tal y como estaba el anterior.

En caso de que hubiéramos cambiado el grifo a modo de rosca, sencillamente tendremos que enroscar el nuevo y aquí haremos uso de la cinta de teflón. Esta cinta la colocaremos alrededor de la rosca en el sentido de las agujas del reloj para una mayor fijación del grifo. Daremos cinco vueltas con la cinta y después ya podremos enroscar el grifo a la tubería. Probablemente el grifo no podrá enroscarse hasta el final debido a la presión de la cinta que acabamos de poner. Finalmente, nos aseguramos que el grifo ha quedado bien cerrado y ya podemos abrir nuevamente la llave del agua para ver si la instalación ha sido correcta.

Vídeo: Youtube

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...