Ventajas de apostar por duchas de obra

Con plato o a ras del piso. Las duchas de obra son excelentes alternativas para crear un espacio elegante, amplio, seguro y confortable.

Todo esto se puede conseguir instalando una ducha de obra

Elegir duchas de obra, con un diseño simple y ergonómico, reducirá el peligro de golpes o caídas. Las que se instalan a ras del suelo son útiles cuando hay niños o abuelos en casa, mientras que las versiones en plato, permiten aprovechar mejor los espacios. Ambas son soluciones interesantes, estéticas y ventajosas.

Estos artilugios facilitan la reorganización del baño para incluir mobiliario y no dejar zonas “muertas”. Si estás considerando instalar una ducha de obra en tu vivienda, hay requerimientos que debes evaluar. La idea es que escojas la mejor y no cualquier modelo que te ofrezcan en el mercado.

Claves para escoger una ducha de obra de calidad

Si te han seducido las marcadas ventajas de las duchas de obra, querrás seleccionar una que se acople a tus necesidades. Así gozarás de una estancia segura y confortable.

En cuanto a materiales, el gresite es muy recomendado. Su superficie lineal, accesibilidad de precio y textura antiresbalante, lo convierten en el favorito para estas áreas. Si quieres incorporar el plato, alternativas como la madera, la piedra pulida y el hormigón, te ahorrarán la tarea de colocar alfombras. Además, vienen especialmente tratados para prevenir deslizamientos. 

Según el estilo y dimensiones del cuarto de baño, puedes decantarte por una cabina con luz natural o una que se funda con el ambiente. Si prefieres, puedes optar por una que se integre a la alcoba o una fabricada en roca, para un aire más rural. Lo importante es que responda a tus requerimientos de confort y resguardo. 

Tips indispensables para una instalación perfecta

El asesoramiento de especialistas marcará la diferencia. Además de orientarte sobre los mejores materiales, te ayudarán a resolver problemas que pudieran estropear el acabado en un futuro. En todo caso, para una instalación correcta conviene prestar atención a los siguientes detalles:

  • Impermeabilizar e higienizar. Esta dupla de labores que se realiza antes de iniciar el montaje, te garantizará un baño libre de insalubres hongos.
  • Comprar en kits. Si valoras la comodidad y le huyes a las complicaciones innecesarias, puedes adquirir kits completos de una sola pieza. De este modo te asegurarás de contar con complementos adaptables a la mayoría de los baños.
  • Cambiar el desagüe. Si te incomoda o desagrada el contacto con el desagüe mientras te aseas, puedes adaptar el sistema con sus caños en el muro. Con una buena inclinación, no tendrás agua estancada en ningún lugar.

¿Por qué elegir esta clase de duchas?

Ergonomía y elegancia son dos elementos que deben complementarse en el hogar. En ocasiones puedes sentir que tu baño es realmente estrecho y te resta bienestar. Sin embargo, con las duchas de obra puedes ahorrar el más mínimo centímetro y dejar de lado esa percepción.

Las tinas pueden ser un sueño, pero estorban, son poco prácticas para habitaciones reducidas y requieren grandes cantidades de agua. Esto último genera un gasto adicional en facturas que, por momentos, podrás lamentar.

Las duchas de obra brindan todo lo contrario. Holgura y bajo consumo. Eso sin contar que son un recurso más seguro, especialmente si excluyen escalones. Gracias a ellas podrás descartar el baño como una zona de riesgo para ti y tus seres queridos. Son fáciles de limpiar y más económicas. De eso no hay duda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...