Cocinas Vitrocerámicas. Características, tipos e instalación

Las placas Vitrocerámicas son sistemas de cocción en los que se encuentra un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente que se quiere calentar. El sistema tiene varias ventajas, por ejemplo, nos permiten ahorrar muchísima energía, ya que su naturaleza de calentamiento lo hace mucho más eficiente que el sistema tradicional, dado que se calienta directamente el recipiente a utilizar, y no indirectamente como se hace con las tradicionales. Otro de sus beneficios, es el de su fácil limpieza.

Cocinas Vitrocerámicas

Cocinas Vitrocerámicas

Antes de comenzar a hablar sobre la instalación de las placas vitrocerámicas, es importante saber que las Cocinas Vitrocerámicas son sistemas de cocción en los que se encuentra un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente que se quiere calentar. El sistema tiene varias ventajas, por ejemplo, nos permiten ahorrar muchísima energía, ya que su naturaleza de calentamiento lo hace mucho más eficiente que el sistema tradicional, dado que se calienta directamente el recipiente a utilizar, y no indirectamente como se hace con las tradicionales. Otro de sus beneficios, es el de su fácil limpieza. Por su superficie lisa y porque al permanecer fría los posibles desbordamientos no se requeman o incrustan en el vidrio, basta pasar sobre ella un paño húmedo para que quede totalmente limpia.

A la hora de elegir que vitrocerámicas utilizaremos en nuestras cocinas, es importante saber que exiten tres tipos diferentes:

  1. De gas: Poseen quemadores que se encuentran debajo del cristal. Al momento de cocinar, el gas se enciende de forma automática mediante una válvula que permite el paso del gas.
  2. Eléctricas: En este tipo, bajo el cristal están ubicadas luces halógenas. El calor de ésta es regulada automáticamente.
  3. De inducción: No utilizan ningún tipo de resistencia como fuente de calor. Es por ello que éstas son consideradas como las más modernas del mercado y las más utilizadas en los hogares. Posee un campo magnético, por lo cual, gracias a este, los alimentos se pueden cocinar eficazmente. Detecta, gracias a un sistema de sensores, si hay o no recipiente sobre su superficie. Calienta dos veces más rápido que una placa vitrocerámica convencional


Ahora que ya conocemos un poco más sobre estas nuevas alternativas, podemos comenzar a preparar una correcta instalación.

Placa Vitrocerámica Mixta

Placa Vitrocerámica Mixta

En primer lugar deberemos extraer la antigua placa que encontremos en nuestras cocinas. Para esto, si se encuentra fijada, tendremos que extraerla aflojando los tornillos que están fijados en el interior del marco de la puerta del horno. Luego, si la nueva placa es más grande que la antigua, tendremos que ampliar el hueco de la encimera, según las medidas de la nueva placa. Si al contrario, la antigua es más grande que la nueva, tendremos que tapar el hueco con un pequeño armario o alguna decoración.

Para impermeabilizar los cortes de la encimera utilizaremos silicona transparente, que extenderemos con una espátula o con los dedos mojados. Posteriormente nos aseguraremos que las pinzas que sujetarán la placa coincidan con las ranuras de la puerta, para luego colocarlas atornillando por debajo del hueco. Colocaremos el cuerpo de la cocina, restaurando las conexiones, instalando, por último, el cable verde-amarillo de la toma de tierra. Por último, nos queda empujar la cocina, centralizarla en el hueco y fijar los tornillos que se encuentran en las puntas del horno.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...