Iluminación: Algunas Consideraciones

Hoy en día el concepto de iluminación va más alla del simple congal o colocar lámparas por toda la casa, es parte del proceso decorativo y de la personalización individual de la vivienda, para su adecuado empleo hay que considerar algunas ideas que dejamos en este post.

luz.JPGMuchas veces cuando consideramos la idea de instalar una lámpara de pared o colgante, iluminar un cuadro o crear luz en ese pequeño rincón oscuro de la casa, no nos detenemos a pensar que este proceso aparentemente sencillo y sin mayor complicación es algo que conlleva al concepto de crear ambientes agradables y dar ese toque personal que dará como resultado que nuestra vivienda sea diferente a las demás y que adquiera ese sentido de “humanización” y personalidad. Por ahí entre conversaciones deben haber escuchado frases tales como “jugar con la luz”, “iluminación enfocada” o “luz directa”, estos conceptos encierran en realidad consideraciones que deben tomarse en cuenta con mucho cuidado para lograr el efecto deseado; por otro parte la luz además debe ser la apropiada tanto para el lugar donde se empleará como para la actividad que se va a desarrollar en dicho sitio, cosas cotidianas tales como leer, relajarse, jugar, cocinar, escuchar música, o algo tan simple como caminar por el hall de ingreso o subir una escalera conllevan a una serie de consideraciones importantes en cuanto a ubicación, capacidad de lúmenes, tipo de luz y cantidad de equipos de iluminación necesarios para el desarrollo adecuado de estas labores; por otro lado, no debemos olvidar que por medio de una adecuada iluminación podemos dar un toque especial a un rincón de la casa, tal vez el que más nos agrade, o destacar algún objeto especial que queramos mostrar a los invitados.

Hoy en día la iluminación, junto con el diseño, la distribución interior, el color y los accesorios, constituye un elemento muy importante de la decoración de interiores por su capacidad de destacar objetos y colores; así como proporcionarnos ambientes cálidos y funcionales.

Existen algunas consideraciones primordiales para el manejo de la luz, en primer lugar la hay de dos tipos la natural y la artificial; la primera puede ser maneja por medio de las cortinas y tapasoles, ellos actúan sobre la luz natural que entra en una casa a través de las ventanas, cerrándolas o abriéndolas, combinando tapasoles con cortinas se pueden atenuar o modificar los efectos que la luz produce sobre los ambientes y los objetos; asimismo la luz natural por ser la fuente principal de iluminación (ya que se emplea la mayoría del día) es la que determinará la ubicación de los elementos interiores de decoración; el segundo tipo, la luz artificial, puede ser manejada por nosotros a voluntad, dependiendo ello del tipo de luminaria, la potencia de los focos o lamparás incandescentes, la intensidad, el tipo de iluminación que producen que puede ser fría o cálida (blanca o amarilla), la cantidad de luminarias y su ubicación.

Es importante considerar los cinco tipos de iluminación que se emplean habitualmente en la decoración de interiores y que muchas veces por desconocimiento no tomamos en cuenta, ellos son la base para determinar de que forma se van a iluminar los ambientes de nuestra vivienda.

luz-ambiental.JPGEl primer tipo de iluminación es la denomina luz ambiental, por medio de ella la luz se reparte de manera uniforme por toda la habitación obteniéndose un mejor resultado ya que se emplea de manera óptima las fuentes de luz en lugar de desperdiciarlas concentrándolas en un solo punto; ejemplos de este tipo son el empleo de apliques de pared, lámparas con pantalla de mesa o de pie, lámparas halógenas, pantallas de techo, etc.


alt=’luz-puntual.JPG’>La luz puntual es el segundo tipo de iluminación artificial, como su nombre lo indica se limita a una zona concreta, dirigiendo el haz de luz a un punto especifico de la habitación quedando lo demás con un efecto de sombra. Este tipo es muy apropiado para resaltar objetos como cuadros, fotografías o esculturas, funcionan muy bien los focos halógenos tipo spot empotrables (conocidos también como dicroicos) y los focos empotrables dirigidos.

luz-decorativa.JPGLa iluminación decorativa por su parte, conlleva más un interés estético que funcional; la idea es emplear lámparas que de por si sean hermosas en diseño o despidan luz artificial en una forma específica permitiendo así dar realce a determinado rincón u objeto. Son buenos ejemplos de esta clase las llamadas lámparas de fantasía o luces japonesas, las lámparas de hierro forjado y las lámparas de pie (ver foto).

luz-funcional.JPGLa iluminación funcional, por su parte consiste en adecuar las necesidades de luz para cada ambiente de la casa; es la que podríamos llamar iluminación utilitaria ya que permite realizar las actividades cotidianas como leer, cocinar, escribir este post, pintar, construir maquetas, subir una escalera o ver una buena película; empleando para la cantidad necesaria de luz que cada una de estas tareas requiere cuidando la economía y por su puesto nuestro sentido de la vista. Para este tipo de iluminación existen una tremenda gama de accesorios que van desde los simples focos ahorradores con soporte hasta los equipos fluorescentes que vienen actualmente en diferentes formas y modelos decorativos y de bajo consumo.

luz-cinetica.JPGPor último mencionaré aquí el tipo de iluminación conocido como cinética, este tipo de luz hace referencia al movimiento con sus consiguientes cambios de orientación e intensidad, ello brinda calidez y permite crear ambientes acogedores propensos para el descanso y el relajamiento tanto del cuerpo como del alma; ejemplos bien claros de este tipo son la iluminación creada por el fuego de las chimeneas, la iluminación por velas o candelabros, las lámparas para aceite con llama viva, etc.

Por lo anterior ya nos podemos dar cuenta del tipo de iluminación que requerimos en nuestras casas, ahora como recomendación les indico que cuando se distribuyen los puntos de luz, es importante no deslumbrar; lo que significa no emplear luces demasiado potentes; asimismo debemos atenuar las zonas con demasiada luz directa ello se consigue con el empleo de cortinas, persianas o en todo caso utilizando lámparas artificiales que tengan el efecto de compensación. Por otro lado si se colocan juntos dos puntos de luz con una gran diferencia de luminosidad, digamos una luz de 25 Watts y una de 100 Watts, generarán fatiga ocular en las personas debido a que nuestra vista tendrá que adecuarse a los cambios entre uno u otro emisor de luminosidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...