Las cosas que deberías evitar al ordenar la casa

Existen errores comunes que cometemos cuando decoramos y organizamos nuestros hogares. Conocer nuestras necesidades es primordial para mantener nuestro refugio en armonía

Evitar el desorden en casa

Fuente: /www.decohunter.com en Pinterest

No basta con tener cientos de cajones y armarios para conservar nuestro hogar prolijo y hermoso. Muchas veces tomamos decisiones erradas pensando en la estética, sin detenernos a considerar si funciona o encaja con nuestro estilo de vida. Es por ello que acá recopilamos algunas acciones que debemos evitar al ordenar nuestra casa, si queremos que siempre luzca hermosa y acogedora.

Lo primero será no copiar modelos decorativos que no se adapten a nuestro trajinar diario. Por ejemplo, de nada nos sirve exhibir una vajilla para comida japonesa en una estantería de la cocina, si ni siquiera sabemos preparar un rolls. O tener una lujosa tina en el cuarto de baño si siempre tomamos duchas rápidas y pasamos meses sin sumergirnos en ella. Este artilugio resta espacio para un armario extra para organizar. Lo que se ve bien en una sala de exhibición de diseño de interiores o en una publicación sobre decoración, puede ser completamente disfuncional para ti. Te costará mantenerla, darle el uso apropiado y por ende es más difícil conservar el orden. Hay que ser realistas y prácticos al respecto.

Evita estas cosas al ordenar la casa

Llenar tu casa de accesorios, objetos, electrodomésticos y alimentos para luego colocarlos en decenas de contenedores, es otro desatino. Es ciertos que las cajas, estanterías, armarios y cestas son ideales para mantener el orden en el hogar, pero abusar de estos objetos no está bien.

Es más, existen personas adictas a las cestas y las apilan mientras les consiguen uso. La idea es ser lo más minimalista posible y no abusar con los organizadores, sino tener la cantidad justa para acomodar nuestras pertenencias. De allí que lo mejor siempre será planificar las comprar, y la mejor manera de hacerlo es deshaciéndonos periódicamente de lo que ya no utilizamos o no nos hace falta. Una vez que tenemos inventariadas las posesiones, tendremos que analizar qué sistema para organizar nos resulta eficiente y luego salir por ello.

Trabajo en equipo

Que una sola persona asuma el mantenimiento y ejecute todas las tareas para conservar la casa ordenada y tranquila, es un error tremendo. Asumir toda la carga te dejará sin fuerzas para cumplir el objetivo. La tarea debe ser compartida por todos los miembros de la familia.

Por ejemplo, cuando se tienen niños estos sueles desordenar en un abrir y cerrar de ojos sus habitaciones. Luego va mamá a recoger todo lo que han tirado. Lo ideal es que los peques también participen. Una forma de lograrlo es colocar cajas y estanterías a su altura, para que coloquen allí sus juguetes o material de estudio.

Igualmente, si todos comparten el cuarto de baño, conservarlo limpio y con cada cosa en su lugar, es obligación de todos. Dividirse los oficios genera sentido de pertenencia, pues los integrantes del núcleo familiar valoraran el esfuerzo que se requiere para ver sus espacios acogedores.

Por último, no hay que obsesionarse con tener todo ordenado. Difícilmente llegarán a nuestra casa de sorpresa para hacer una sesión de fotos de cada espacio para que salgan en la portada de una revista. Presionarse demasiado al respecto generará el efecto contrario. En consecuencia, lo mejor es tomarse las cosas con calma y seleccionar accesorios sencillos para ordenar, para no incurrir en el caos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...