Lugares olvidados. Debajo de los cojines también se acumula el polvo

Los cojines suelen ser los grandes olvidados en las labores de limpieza, pero allí se acumula el polvo como el cualquier otro lugar de la casa. Sigue estos consejos y haz que permanezcan hermosos y sin rastro de suciedad.

No dejes que el polvo se acumule en tus cojines

No existe un sofá que no se “rinda” al encanto de unos hermosos cojines. Aunque la mayoría de estos accesorios están diseñados para soportar desgaste, suciedad y hasta el pelo de nuestras mascotas, merecen tu atención. Aunque no lo creas, debajo de los cojines también se acumula polvo, así que no los excluyas de tu rutina de limpieza.

Un cuidado adecuado de los almohadones de tus muebles ayudará a conservar su aspecto y a mantener a tu familia libre de alergias. Eso sí, antes de someter tu cojín a cualquier método de aseo, debes determinar qué tipo de limpiador es apropiado para su tela, incluso, de qué forma hay que secarlo para no dañar su color y textura.

Revisa las etiquetas antes de actuar. Éstas suelen contener consejos de gran utilidad, resumidos con algunas letras. Por ejemplo, la W indica que debes usar detergente a base de agua, la S que debes apelar a productos en seco, y la WS que puedes emplear ambos métodos. También puede aparecer la X, que significa que el cojín debe limpiarse profesionalmente, inclusive con aspiradora.

Cojines libres de polvo

Antes de profundizar en la limpieza de tus almohadones con un producto en específico, es importante retirar el polvo suelto, el pelo de las mascotas, si las tienes, u otro residuo que haya podido quedar atascado. Fíjate además si hay machas que ameriten la aplicación de un procedimiento de aseo adicional. Después de eso, aplica la técnica que mejor se adapte a tus necesidades, quizás te convenga emplear alguna de estas:

  • Aspiradora. Para casi cualquier tipo de tela este aparato es pertinente. Suele estar dotado de un cepillo suave para tapizado, que facilitará la tarea de extraer las particular de polvo y suciedades solidas.
  • Limpiador líquido. Aunque hay productos especiales para este tipo de accesorios, conviene probarlos antes de aplicar. Selecciona un área pequeña de tu cojín y esparce solo un poco del limpiador. Si al enjuagar notas alguna decoloración en la tela, evita su uso y llévalo a la tintorería.
  • Productos para la gamuza. Este material es sumamente delicado y exigente en cuanto a sus cuidados. De hecho, necesitarás emplear la aspiradora para su limpieza. No obstante, también puedes frotarla con trapos y cepillos especiales, que restauren su brillo. De ser posible, retira la funda del cojín, colócalo sobre una zona libre de residuos y sigue el patrón entrecruzado del material con la herramienta.
  • Opciones para las fundas de vinilo. Quizás sean las más sencillas de cuidar. No es necesario retirarlas del cojín, bastará con humedecer un trapo y aplicar unas gotas de detergente para platos. Retira los restos con el mismo paño libre de jabón y seca al aire libre o con una toalla limpia.
  • A la antigua. Si no tienes una aspiradora, quita la funda, llévala afuera y sacúdela enérgicamente. Si tus cojines no cuentan con una, será mejor emplear un sacudidor para alfombras o, ¿por qué no? Una escoba limpia. Con estos elementos podrás golpear cada almohada al derecho y al revés, pero con cautela, pues este mecanismo levanta gran cantidad de polvo. Lo mejor será que te coloques una máscara.

A la lavadora

Si las etiquetas de la funda de tu cojín indican que es posible hacerlo, retírela y métela en la lavadora. Es esencial que verifiques las instrucciones de limpieza antes de introducirla en el aparato, pero sobre todo, que le des vuelta para que no se maltraten.

Para asegurarte de que los tonos de la tela queden intactos, usa agua fría y un ciclo suave durante el proceso de lavado, a menos que el precinto de orientaciones del fabricante diga lo contrario. Para su secado, es mejor colocarla al aire libre.

El aire caliente de una secadora puede contraer las fibras de la tela de tu funda, por lo que su uso no es conveniente en todos los casos. Lo ideal es que la funda permanezca en un sitio cálido, sin humedad, hasta que al tocarla se sienta seca. No los subestimes, debajo de los cojines también se acumula el polvo. Si quieres profundizar en las labores de aseo, pero no tienes mucho tiempo, descubre cómo limpiar rápido tu hogar. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...