Productos de Bricolaje y del Taller

Los solventes, limpiadores y aditivos sintéticos u orgánicos se emplean como complemento del trabajo en el taller, bricolaje, el hogar, carpintería y construcción; en este post se hará una breve descripción de los más importantes.

Disolvente orgánico o Thinner.

Conocido comúnmente como diluyente o adelgazador de pinturas, es altamente inflamable y su composición se basa en solventes de naturaleza orgánica que derivan del petróleo como son el tolueno, xileno y benceno, junto con hidrocarburos aromáticos. Existen dos tipos de Thinner el conocido como “fuerte” o acrílico especial para pinturas automotrices y navales y el Thinner “corriente” o de fórmula económica que es el que se emplea para diluir pegamentos, pinturas al aceite, barnices y laca o para la limpiza de utensilios de pintado como brochas o pinceles que han estado en contacto con pinturas resinosas. Este producto también se emplea. Si van a pintar con soplete es conveniente utilizar el Thinner acrílico por sus características de secado más rápido.

Disolvente sintético.

Producto muy inflamable y tóxico, se emplea para limpiar los utensilios de pintura (pinceles, brochas, rodillos, pistolas de pintar) o para diluir pintura y barnices de características sintéticas que no pueden ser diluidos con el Thinner normal.

disolventes1.JPG

Trementina.

Es un producto natural, con una textura un tanto viscosa o pegajosa que se utiliza para dar un retoque y brillo adicional a los muebles encerados.

Nogalina.

Se emplea como colorante para la madera, es un producto totalmente natural que le da un toque noble a la pieza; es necesario considerar que para obtener un óptimo resultado deben dar varias capas diluidas en la madera, dejando secar entre capa y capa.

Disolvente con base de celulosa.

Producto altamente inflamable, su empleo es sólo para pinturas celulósicas, limpieza de masillas o utensilios de pintado que hayan estado en contacto con este tipo de pinturas.

El metanol o alcohol de quemar.

Es un combustible inflamable ideal para limpiar cristales, vidrios, plásticos, pinturas plásticas, y eliminar manchas de tinta, zumos de frutas, bebidas alcohólicas, café, té, leche, huevos, hierba o musgo. Por su contenido calórico y propiedades anti humedad es ideal para evitar el congelamiento de parabrisas y lunas de casas.

Sosa cáustica.

Es un producto de propiedades corrosivas, por lo que se emplea para eliminar manchas de pintura y barnices (en este caso disuelto en agua). En carpintería o bricolaje se emplea para dar a los muebles un aspecto antiguo, muy adecuado para su uso en muebles de roble o de alguna otra madera noble, para ello se aplica con un paño sobre la superficie antes de dar el acabado final (es recomendable emplear guantes de protección).

Amoníaco.

Su uso debe ser siempre muy diluido, nunca olerlo ni ingerirlo es un compuesto altamente venenoso. Se utiliza para eliminar la cera y barnices de superficies y darles posteriormente una nueva capa. Así mismo, es ideal para limpiar manchas de sangre, zumo de fruta sobre cualquier tejido o para disolver grasa de brochas, cepillos, pinceles, etc.

Acido clorhídrico.

Líquido corrosivo que te permite eliminar los restos de cemento de losetas o baldosas de alto tránsito, ladrillos y azulejos; asimismo sirve para devolver el color original al mármol. Este compuesto es un excelente desatascador de tuberías para lo cual es recomendable diluir en una proporción del 20%, es decir 80 partes de agua por 20 de ácido.


Acetona.

Compuesto líquido bastante inflamable que te permite eliminar restos de cola, pintura seca, laca de uñas o incluso para disolver las manchas de cera de los muebles. Para emplearlo solo basta con aplicar el producto sobre la superficie a limpiar con un paño o pincel, esperar que se seque y rascarla con cuidado con una espátula.

Agua destilada.

El agua destilada al no tener cal y ser dieléctrica, es ideal para planchas con vapor ya que evita el taponamiento de los orificios; se emplea asimismo en radiadores de vehículos (complementada con anticongelante), baterías y depósitos de limpia cristales.

Creolina.

Estos productos son muy tóxicos; su uso es principalmente como fuerte desinfectante, basado en sus propiedades microbicidas (elimina microbios) y fungicidas (contra hongos) de sus componentes activos: fenoles y cresoles; en la construcción y el hogar es empleado para la limpieza de fosas sépticas, sanitarios y cubos de basura. Debido a que es un compuesto bastante poderoso es recomendable diluirlo en agua hasta adoptar un aspecto un lechoso (Creolina al 20%).

disolventes2.JPG

Aceite de vaselina.

Es un lubricante con un color claro y con una textura muy liquida. Está pensado para lubricar maquinaria de precisión como máquinas de coser o piezas de relojería. En construcción se emplea para perforar vidrio con brocas diamantadas de carburo – tungsteno (Widia).

Aceite de linaza.

Muy adecuado para la renovación de la casa, sobre todo para dar brillo y proteger materiales porosos como ladrillos de arcilla, enlosados y baldosas de terracota, claro esta sin esmaltar.

El Tricloroetileno.

Mucho cuidado porque este producto es muy nocivo; se emplea para limpiar productos textiles como ropa de trabajo y alfombras que estén afectados por manchas de grasa y alquitrán, para emplearlo en alfombras aplicarlo primero en un costado menos visible para determinar si desmancha, luego aplicar mantequilla que funge de catalizador y limpiar con Tricloroetileno. En el taller se utiliza para el limpiado de la grasa de las herramientas metálicas.

Bencina.

Producto altamente inflamable y muy útil para desaparecer manchas en tejidos producidos por grasas, tintes o alquitranes. Para aplicarlo se humedece un paño o esponja con bencina frotando suavemente la superficie a limpiar; su fuerte olor desaparece al secarse.

Sal descalcificadora.

Se usa cuando en el agua tiene mucha cal que obtura las conducciones o deja residuos. Su funcionamiento es mediante sales filtrantes que absorben la cal.

Lejía.

Es un producto que emite vapores tóxicos, no se debe mezclar jamás con ningún otro producto, se emplea por lo general diluido en agua con mucho cuidado con la ropa y otros implementos puesto que desmancha y corroe. La Lejía se emplea como desinfectante para eliminar el moho, sarro, algas y el musgo de las zonas húmedas; viene en presentaciones al 100% y diluida.

Gasolina de quemar.

Es un compuesto muy inflamable, tener cuidado con los vapores que emite porque son tóxicos. Se emplea en carpintería y bricolaje para eliminar la pintura vieja de la madera.

Aguarrás

Producto económico y no destructivo por lo que su principal uso es el de limpieza de los utensilios de pintura tales como rodillos, pinceles, potes, brochas, etc. Sirve también como diluyente de pinturas sintéticas o barnices cuando queremos obtener un acabado mate sin mucho brillo a diferencia del Thinner que otorga más brillantes a la terminación del trabajo.

Espero que estas descripciones les sean de utilidad, más bien recomiendo que estos productos no estén nunca al alcance los niños, siempre guardarlos en una alacena con llave y colocar etiquetas con nombres claros, no emplear botellas anónimas para guardarlos ni envases de gaseosas o envases oscuros que puedan dificultar su identificación y crear confusión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...