Qué es la domótica

La domótica intenta ofrecer, mediante el uso de las tecnologías y técnicas, un mejor aprovechamiento, uso eficiente, seguro y confortable, de los diversos equipos eléctricos e instalaciones de la vivienda; iluminación, calefacción, equipos como la televisión, lavador, etc. Os invito a dar un paseo por esta ciencia que procura por la automatización e inteligencia de la vivienda.

Domótica, en busca de la automatización e inteligencia de las viviendas

Domótica, en busca de la automatización e inteligencia de las viviendas

A medida que el tiempo pasa, nuevas formas y técnicas comienzan a aparecer y asentarse en diversos campos. Refiriéndonos al tema que nos compete, la vivienda, varias técnicas, métodos y formas son las que han surgido en los últimos tiempos en cuanto a hacer una vivienda más sostenible y automatizada.

Respecto este último concepto, vivienda automatizada, debemos hacer mención a la Domótica, una ciencia y técnica que promueve la “inteligencia de casas y edificios. Dicho de otro modo, la domótica intenta ofrecer, mediante el uso de las tecnologías y técnicas, un mejor aprovechamiento o uso eficiente, seguro y confortable, de los diversos equipos eléctricos e instalaciones de la vivienda; iluminación, calefacción, equipos como la televisión, lavador, etc.

Esta automatización se puede concretar por intermedio de redes interiores  o exteriores de comunicación, cableadas o de forma inalámbrica, colocando al control general en una ubicación estratégica. De esta forma es como se consigue la “integración de la tecnología en una vivienda”.


Así mismo, la domótica también procura por un mayor y mejor aprovechamiento de la energía y luz solar, y para ello se encarga de adecuar los diversos componentes de la vivienda en función de estos aspectos y de las comodidades y funciones de las personas.

Esto es muy importante para una vivienda, ¿Cuántas veces malgastamos energía en el hogar? Muchísimas veces. Y esto inevitablemente se traduce en mayor consumo de energía y más gastos para la economía familiar. La domótica viene a revertir estos malgastos, ahorrando considerablemente en el consumo de energía y demás aspectos.

Es más, una de sus premisas principales, “casas inteligentes”, hace que las viviendas se adecúen a cómo debe estar dependiendo, por ejemplo, de la estación del año presente. Con esto quiero decir que si es verano, la vivienda tiene que tener la condición de ser fresca; si es invierno, la casa debe ser inteligente y estar calurosa.

Y como si fuera poco, aspectos como programar la temperatura de la ducha, tener el café preparado a determinada hora, abrir las persianas con un botón, etc., se puede conseguir con la domótica.

Pero ahora bien, ¿Qué se necesita para que una casa sea así de inteligente?

Para que una vivienda actúe de forma automatizada, la domótica emplea sensores, actuadores y un sistema de control.

A continuación veremos resumidamente qué son estos elementos.

  • Sensores: Estos se deben colocar en todos los sistemas en los que el ordenador deba decidir. Hay sensores de presión, ópticos o acústicos, de diversas complejidades.
  • Actuadores: Estos son como los “músculos” del equipo de control, y son los encargados de accionar sistemas electromecánicos o motores eléctricos de diversas potencias, activar o desactivar circuitos eléctricos, etc.
  • Sistema de control: Este es el cerebro de todo, se encarga de tomar las decisiones correctas en cada momento. Por lo general siempre estará conectado y la esencia de sus “buenas decisiones” dependerá de la correcta programación que hagamos nosotros. En esta programación deberemos determinar que tendrá que hacer el sistema de control en cada situación, para que luego éste actúe en consecuencia.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...