Tabiques de MDF, una alternativa a las placas de yeso

Cuando pensamos en hacer una división de un ambiente, rápidamente se nos pasa por la mente una estructura de perfiles metálicos y placas de yeso. Sin embargo, no es la única opción, sino que existen otros materiales y alternativas para cumplir con ese objetivo. En este caso, presentaremos al MDF en su posible función de tabique divisor.

Detalle constructivo de la estructura y el revestimiento

Detalle constructivo de la estructura y el revestimiento

Cuando pensamos en hacer una división de un ambiente, rápidamente se nos pasa por la mente una estructura de perfiles metálicos y placas de yeso. Sin embargo, no es la única opción, sino que existen otros materiales y alternativas para cumplir con ese objetivo. En este caso, presentaremos al MDF en su posible función de tabique divisor.

Los tableros de fibra de madera de media densidad (MDF) tienen características que pueden sernos útiles para separar dos espacios. Si bien la estructura para su colocación no difiere de una pensada para placas de yeso, es necesario tener en cuenta que al tratarse de un material más blando será necesario colocar más montantes verticales para evitar que el panel se hunda o se vea sobre exigido por algún apoyo.

La armadura puede ser de perfiles metálicos o de listones de madera. Tendremos que enmarcar con los listones donde ubicaremos la división para luego colocar los montantes que en el caso de los espesores más finos, sugerimos que no superen los 0,40m de distancia entra cada uno. También podemos otorgar mayor resistencia si colocamos algunos de forma horizontal que absorban fijaciones centrales, reduciendo aún más el esfuerzo.


Para fijar los tableros podemos utilizar tanto tornillos como clavos, obviamente estará relacionado con el material que hayamos elegido para la estructura. Es recomendable comenzar desde el centro hacia los extremos dejando como última parte el perímetro.

Distintos espesores de MDF

Distintos espesores de MDF

Como todo material los tableros están propensos a sufrir alguna variación dimensional, a causa de los cambios de humedad y temperatura del ambiente donde estará aplicado. Por eso debemos dejar unas pequeñas juntas de dilatación (vertical de 4 mm entre los tableros y de 6 mm contra el cielo y el piso). Las mismas pueden dejarse a la vista o taparse con tapajuntas, pero en ningún caso deben rellenarse con material rígido.

Una vez que todo está colocado y sellado, podemos proceder al acabado. Si decidimos pintar, es recomendable que pasemos algún tipo de fijador poco diluido para que las astillas superficiales no se salten y arruinen la superficie pintada. Otra opción es realizar una capa fina de enlucido plástico que empareje todo el tabique y que además funcione como sellador de las astillas. Puede soportar el empapelado, y dado que su composición química es neutra, no reaccionará de forma que arruine el papel. De esta manera el MDF se puede convertir en un aliado útil de nuestro proyecto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...