5 problemas domésticos comunes. ¡Resuélvelos ahora!

En el hogar siempre hay asuntos que solucionar. Un mantel que lavar, un piso que pulir, una mancha que quitar… Usa estos trucos y no dejes que esos inconvenientes te agobien.

solución problemas domésticos

Por más hermosa y organizada que esté una vivienda, siempre habrá algo que solucionar. Una bisagra escandalosa, una raya en el piso, un criadero de hormigas, una mancha en el tapete… Muchas cosas pueden presentarse, pero afortunadamente la mayoría de ellas son remediables. Los trucos caseros dan para todo, incluso para solventar esos pequeños problemas domésticos que aparecen de la nada. Presta atención a estos consejos y no tendrás razones para quejarte.

Ruidos en las bisagras

¿Te levantas de madrugada para ir al baño y despiertas a todos con el molesto sonido de la puerta? Hay una manera práctica y fácil se poner un alto a esta situación. Coloca un poco de jabón o de aceite comestible en el tornillo largo de la bisagra y verás cómo el panorama cambia. La vaselina y el aceite de bebé también te pueden ser útiles en esta tarea. ¡No dejes que esto te atormente!

Rayas en el piso de parquet

Los suelos de madera suelen ser muy delicados. Por más intentemos mantenerlos brillantes e inmaculados, es imposible salvarlos de un arañazo. Un tacón, la pata de una silla o un golpe pueden dañarlos. Aplica cera especial para superficies de parquet y la raya cederá con este producto, pero si no funciona, opta por betún para madera. Lija cuidadosamente y coloca la pintura con un trapo suave. Espera a que seque y repite cuantas veces sea necesario. Sólo asegúrate de elegir el tono correcto.

Chicle en los muebles o en la alfombra

Cuando hay niños en casa, es habitual que esto suceda. Te molestaras y querrás tomar unas tijeras al ver el pedazo de chicle aglutinado en el textil, pero no hace falta llegar a los extremos. Si recién se acaba de pegar, intenta congelarlo con hielo, luego usa una espátula de metal para removerlo, y frota con una esponja humedecida en vinagre y jabón. Si está muy adherido a la fibra, coloca un poco de aceite de eucalipto o de oliva y limpia minuciosamente. Luego lava para sacar toda la solución grasosa.

Mancha de vino en el mantel

¿Te aterran las manchas de vino tinto en tu mantel nuevo? No te desanimes. Si se acaba de derramar el líquido, lo primero que debes hacer es colocar servilletas sobre él para que absorban la mayor cantidad posible. Posteriormente, rocía una buena porción de sal encima de la mancha, espera a que seque y aspira. Si esto no es suficiente, prepara una mezcla de detergente y agua y oxigenada y remoja por espacio de media hora. Restriega y enjuaga. Si utilizas agua hirviendo, los residuos podrían desprenderse más rápidamente. El vinagre blanco, es otro producto que puede ayudarte. Si el mantel es blanco, puedes recurrir al cloro.

Marcas de agua en el vidrio

Las manchas de agua dura en el vidrio son aterradoras. Deslucen cualquier estancia en cuestión de segundos. Compra una esponja suave y frota sobre la superficie. Si sigue igual, añade un poco de vinagre blanco, espera 30 minutos, y suma una pizca de bicarbonato. Vuelve a restregar y enjuaga. Si quedan huellas, esparce una pequeña cantidad de pasta dental en un paño húmedo, repasa la marca y quita con agua y vinagre. Seguidamente, toma un paño seco y finaliza con un papel periódico para darle brillo. Esto lo puedes hacer en la mesa, en la puerta de la ducha o en las ventanas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...