Aprende a preparar tu propio vinagre de manzana

Las manzanas por sí mismas son muy saludables, pero si las usas para elaborar vinagre, estarás obteniendo un producto sumamente provechoso para el organismo.

Trucos para preparar vinagre de manzana casero

Calcio, potasio, ácido málico y pectina son algunas sustancias que aporta el vinagre de manzana al cuerpo. Algunos estudios afirman que su consumo disminuye los problemas de hipotensión, reduce la tensión arterial, ayuda a eliminar las toxinas, reduce los niveles de colesterol y triglicéridos y favorece la digestión, entre otros beneficios. Ante tan larga lista de bondades, es oportuno que aprendas a elaborar tu propio vinagre de manzana. Es sumamente fácil, y acá te lo mostramos.

¿Cómo preparar el vinagre de manzana?

El vinagre de manzana se obtiene troceando y dejando reposar las manzanas en agua, hasta fermentar. Para hacer el tuyo necesitarás un envase de cristal, un cuchillo plástico, una tabla para picar y 1 litro de agua filtrada. Es preciso que esterilices cada uno de los utensilios (puede ser con agua hervida), y que tengas al alcance un colador.

Obvia materiales que sean de aluminio o plástico, porque alterarán su sabor. Como ingredientes requerirás una manzana y media, así como una panela de azúcar morena. Antes de comenzar con la elaboración, limpia a conciencia la fruta y, por supuesto, tus manos.

Un producto de fácil elaboración

No hay que ser un experto culinario para obtener un buen vinagre de manzana. Siguiendo estos simples pasos garantizarás la existencia permanente de este producto en casa. ¡Presta atención!

  • Cortar. Pica la fruta en trozos pequeños (lo más chicos que puedas). Vacía dentro del envase y agrega el agua con un poco de panela, para que la fermentación demore menos tiempo.
  • Tapar. Cubre la mezcla con un lienzo para evitar que los insectos se posen sobre ella. Mantén a temperatura ambiente, en una zona oscura, por siete días. Si gustas, puedes rodear de envases o cajas de cereal para que la luz no afecte el preparado.
  • Revolver. Hazlo tres veces diarias, toda la semana. Así facilitarás la recepción de oxígeno que potencia el fermentado. Procura que los trozos de fruta permanezcan en el fondo. El día cuatro notarás la ausencia de burbujas. Es un indicio de que se completó la fermentación. Entonces, el ácido acético convertirá al alcohol en el vinagre que queremos.
  • Colar. Al cumplirse la semana procede a colar, coloca en envases de cristal tapado y refrigera.

Usos y beneficios del vinagre de manzana para la salud

El vinagre de manzana tiene una cantidad increíble de aplicaciones. Además, brinda una alternativa natural para lidiar con una amplia gama de malestares. ¡No dejes de tomar nota.!

  • Azúcar. Si eres diabético, complementa tus saludables hábitos con vinagre de manzana, ya que éste reduce la concentración de azúcares en el torrente sanguíneo. Disgrega un par de cucharadas en un vaso con 200 ml de agua. Tómalo a diario, antes de dormir.
  • Espinillas. Para librarte del acné, disuelve una cucharada de vinagre en dos de agua. Vierte dentro de una taza y humedece una mota de algodón en la mezcla. Pásalo por tu cara al amanecer y anochecer. Deja reposar por 10 minutos, aclara con abundante agua y aplica tu loción hidratante favorita. Así removerás las células muertas, destapando tus poros.
  • Estómago y corazón. Su efecto en ayunas te sorprenderá, pues facilita tu digestión, limpiando tu colon e intestinos. Además, desintoxica tu organismo y mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular y linfático. Bastará con disolver una cucharada de la mezcla en 200 ml de agua.
  • Problemas capilares. El vinagre de manzana combate la caspa y aporta brillo a la melena.  Es estupendo para cabellos grasos o cueros cabelludos sensibles. Aplica tres cucharadas sobre el pelo húmedo, deja actuar de 5 a 10 minutos, y lava como de costumbre.
  • Sobrepeso. Su ingesta acelera el metabolismo. Este producto posee lecitina y vitamina B6, dos compuestos que facilitan la quema de grasa. Toma dos cucharadas por 10 días (una de ellas en ayunas), descansa y retoma por otros 10 días.
  • Halitosis. Para el mal aliento haz gárgaras con media cucharada disuelta en medio vaso de agua. Verás la diferencia.
  • Artralgias. El vinagre de manzana mitiga las dolencias en las articulaciones, causadas por el aumento del ácido úrico.
  • Micosis. Una cucharadita de vinagre en una de agua, aplicada en zonas afectadas por hongos, mejora los síntomas.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...