¡Cojines hechos con bufandas recicladas!

Una bufanda, un poco de relleno y un par de lazos es todo lo que necesitamos para confeccionar estos originales cojines para el sofá o la cama. ¡Dále una segunda oportunidad a tus bufandas viejas!

Textura de bufanda

Ahora con el invierno todo el mundo va por aquí y por allá con la bufanda bien agarrada al cuello, pero cada año cuando llega el frío solemos renovar nuestros complementos de vestir y al final cuando abrimos el cajón de nuestro armario nos encontramos con una colección de bufandas la mayoría de las cuales ya no usamos, o se han quedado atrás en el mundo de la moda, o están demasiado viejas para sacarlas a relucir a la calle. Pero nos da pena desprendernos de ellas, así que las seguimos conservando en el cajón… ¡Ahora tengo una buenísima solución para que las sigáis conservando, pero sacándoles alguna utilidad!

Estaréis de acuerdo conmigo en que acumular prendas de vestir por cariño a la ropa es una manera tonta de perder espacio en el armario y acumular polvo, algo que según las reglas del Feng Shui puede ser nefasto en nuestro camino hacia la felicidad. Por eso, os propongo reinventar el uso de esas bufandas que ya no queréis y utilizarlas para crear vuestros propios cojines. Una vez más, desde Vivirhogar apostamos por la originalidad de los diseños y, si además, como es el caso, podemos llevarlos a cabo nosotros mismos, mucho mejor. La idea es muy simple: solamente necesitamos algún tipo de relleno para crear el cojín, la funda del mismo será la propia bufanda que irá enrollada como un caramelo y atada a cada extremo con un bonito lazo o con cuerdas de colores. Si no queremos un cojín demasiado largo podemos cortar la bufanda y jugar con su forma original. Después, solo tendremos que darle unas puntadas en la parte más larga de la tela para encerrar el relleno.

Lo mejor de este invento es que nos permite aprovechar el estampado bonito y elegante de muchas bufandas para crear nuestros propios cojines o apoyabrazos para el sofá y darle un toque muy llamativo al hogar. Aunque os he hablado de esto como una idea para aprovechar bufandas viejas, indudablemente podemos hacerlo también con tejidos recién comprados. De esta forma podremos elegir previamente el diseño y el colorido que tendrá nuestro cojín y adecuarlo más fácilmente a la decoración de nuestro salón, de nuestro dormitorio o aquella estancia donde decidamos colocarlo. Una idea fantástica de reciclaje que pone a prueba una vez más nuestra imaginación.

Fuente: Decora Decora

Foto: Andrea Jara S

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...