Colocación de piedra natural

Son tres los pasos importantes al momento de realizar el trabajo: Prepara el soporte, elegir el adhesivo indicado y cubrir las juntas. Llevando a cabo una correcta función de cada uno de estos puntos, el trabajo quedará en óptimas condiciones

Colocación de piedra natural

Seguramente hemos observado en diferentes fachadas, exteriores, suelos o jardines, diversas superficies realizadas en piedra natural. La buena noticia para todos aquellos que quedaron encantados con el material, es que siguiendo algunos pequeños consejos y precauciones podremos colocarlo nosotros mismos en el lugar de la casa que prefiramos.

Son tres los pasos importantes al momento de realizar el trabajo: Preparar el soporte, elegir el adhesivo indicado y cubrir las juntas. Llevando a cabo una correcta función de cada uno de estos puntos, el trabajo quedará en óptimas condiciones.

En cuanto a la preparación de la capa, es decir de la superficie donde colocaremos la piedra natural, aquí lo indispensable es que la capa sea sana y totalmente limpia. Por esta razón es que antes de colocar el adhesivo, debemos limpiar la superficie, asegurándonos también de que se encuentre seca y nivelada.


Además, otro de las características que debemos tener en cuenta para que la piedra tenga una mejor adherencia, es que tenga una consistencia elevada y una porosidad y rugosidad superficial. La ecuación es la siguiente: A mayor rugosidad y porosidad, mayor adherencia.

Por otra parte, también es necesario evitar que la humedad dificulte el agarre o estropee a la piedra natural, razón por lo que es conveniente impermeabilizar los pavimentos. Incluso un simple rocío dificulta la colocación.
 
En cuanto a la elección del adhesivo, este es uno de los puntos más importantes. Por ejemplo, si colocaremos el material en el exterior, es indispensable que usemos un producto que absorba las dilataciones y contracciones que se originan por los cambios de temperatura.

Para la aplicación del adhesivo, lo más recomendable es una llana dentada, cuyo tamaño será en relación a las dimensiones de las piezas. Tendremos que aplicar una primera capa fina con la parte lisa y una segunda con la parte dentada.

Lo último serán las juntas. Estas son importantes porque fijarán y unirán cada una de las piezas, razón por lo que usaremos masilla para cubrir todos los espacios. Para mejorar la adherencia de la masilla, podemos realizar previamente una imprimación.

En cuanto a la aplicación, si lo que utilizamos es una masilla fluida, tendremos que usar vertido, los otros tipos de masilla se colocarán con pistola. Aquí es importante que evitemos la formación de burbujas o vacios.

Se tratan de algunas pequeñas normas a las que le debemos prestar atención antes de colocar piedra natural en una superficie. Llevándolas a cabo tendremos más posibilidades de que el trabajo nos quede muy bien.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...