Cómo cambiar la cuerda de la persiana

Con el paso del tiempo las cuerdas de las cortinas suelen sufrir roturas. Solucionar este problema no es muy difícil si conocemos los pasos a seguir. En este post desarrollaremos el procedimiento para poder solucionar uno de los problemas más habituales de las cortinas.

Cómo reparar una persiana

Cómo reparar una persiana

¿Conocen la frase: está pendiendo de un hilo? Es verdad, muchas veces la usamos de forma metafórica. Sin embargo, en este caso, debo usarla de forma literal: La persiana de mi habitación pende de un hilo. Es que la correa, desde hace mucho tiempo, esta rota, se ha deshilachado y son, para no exagerar diciendo que es solo uno, dos hilos los que la mantienen unida.

Definitivamente no me queda más tiempo y tendré que poner manos a la obra. Aunque antes que eso (siempre encuentro una excusa) se me ocurrió escribir un post explicando el procedimiento que debemos realizar para poder solucionar este problema, tan habitual con el paso del tiempo, en las persianas más convencionales.

Para ello deberemos desmontar el taparrollos, la caja grande de madera que recubre todo el sistema. Esa es una tarea muy sencilla, con un buen destornillador quitaremos los tornillos y solucionado el problema.


Luego tendremos que colocar la nueva correa al cilindro de recogida de la persiana. Ah, casi me olvidaba! La persiana debe permanecer totalmente enrollada. Para lograrlo utilizaremos un corcho. Tendremos que observar como esta colocada la correa,  si con tirafondos o un nudo en la parte superior. En ese caso la retiraremos con ayuda de una tijera.

Cinta para persianas

Cinta para persianas

Cuando la correa se haya soltado, con la ayuda de la tijera, procederemos desmontando la parte inferior del recogedor. Sacaremos el recogedor y soltaremos la cinta que queremos renovar. Es decir, desenroscar la correa totalmente y quitar el tornillo de tope.

El paso siguiente es el de colocar la nueva cinta. Para ello tendremos que asegurar sus extremos al cilindro de recogida por medio de un tornillo, tensaremos el muelle dando vueltas al cilindro y enroscaremos la correa en torno a él. Atornillaremos el recogedor a la pared, con cuidado para que la cinta no se meta del todo. Para ello podemos utilizar una pinza en el extremo que sobresale. Luego debemos cortar la cantidad de cinta sobrante para que llegue hasta el cajón de la persiana, para poder atarla al cilindro.

Con estos pasos lograremos cambiar la cuerda de la persiana, les recomiendo comprobar su funcionamiento antes de colocar nuevamente la tapa del cajón, para evitar tener que trabajar de más.

Bien, espero les sea de mucha ayuda. Yo, por mi parte, dejó de poner excusas y me pongo a trabajar de inmediato en mi persiana rota. Al fin y al cabo tampoco es tan difícil.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...