Cómo cambiar una cerámica rota

Luego de la instalación de cerámicos, hay un problema que suele ser muy común, hablamos del hecho de que en alguna oportunidad se nos rompa uno de esos cerámicos, si, solo uno. ¿Qué hacer cuando eso sucede? ¿Tenemos que volver a instalar todo? ¿Cuál es la solución? La respuesta a todas esas preguntas, a continuación en esta publicación.

Piso de cerámicos

Piso de cerámicos

Si en algún momento han seguido nuestras indicaciones, han instalado cerámicos en su hogar, prestándole atención a los consejos previos, seguramente que tendrán que imprimir esta publicación y tenerla guardado en algún cajón de vuestro piso en caso de alguna emergencia.

Luego de la instalación de cerámicos, hay un problema que suele ser muy común, hablamos del hecho de que en alguna oportunidad se nos rompa uno de esos cerámicos, si, solo uno. ¿Qué hacer cuando eso sucede? ¿Tenemos que volver a instalar todo? ¿Cuál es la solución? La respuesta a todas esas preguntas, a continuación en esta publicación.

Por suerte para todos, cuando un cerámico se rompe, por cualquiera que fuera la razón, no es necesario que levantemos todo el piso para arreglarlo. Siguiendo algunos pasos, es posible poder cambiar solo el cerámico defectuoso.


Lo primero que tenemos que hacer es raspar el fragüe. El fragüe es material que encontramos alrededor de la cerámica. Para ello, lo más sencillo es utilizar una broca y una guía para raspar fragüe, que se conecta a una herramienta multipropósito. Si no, siempre podemos utilizar el borde de la espátula o un cuchillo delgado.

Lo siguiente será, con un cincel y un combo, retirar la cerámica. Golpearemos con el combo el mango del cincel, siempre teniendo total cuidado de no pasarnos al resto de las cerámicas. Debemos sacar la palmeta y todo el adhesivo seco.

Para continuar colocaremos en el espacio bacio, con ayuda de la espatula, abundante adhesivo. Una vez colocado el adhesivo, y antes de colocar la ceramica nueva, será necesario que coloquemos en cada una de las esquinas, un separados que marcará el espacio entre palmetas.

Con esta tarea realizada, ya llega el turno de colocar la cerámica, la cual debemos fijar bien al adhesivo. Para ello la moveremos cuidadosamente para los costados, para conseguir que el adhesivo se escurra en toda la superficie. Al realizar esta tarea, gran parte del adhesivo se escapará por los costados, este debemos limpiarlo rápidamente antes que se seque.

Luego de estos pasos debemos esperar unos minutos y luego, antes de que el adhesivo se seque, retirar los separadores.

Con el trabajo casi realizado, solo nos quedan dos pasos por realizar, fraguar y limpiar. El primero de ellos lo realizaremos cuando el adhesivo este completamente seco. Para ello utilizaremos un fraguador, con el que podremos esparcirlo homogéneamente por los surco y para evitar que no quede exceso en la superficie de la cerámica.

Finalmente utilizaremos una esponja húmeda para limpiar toda la superficie.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...