Cómo enfrentarse a un contador de electricidad

Es importante saber relacionarse con los contadores eléctricos para hacer un seguimiento del consumo de nuestros aparatos eléctricos y poder ahorrar energía y dinero mes a mes.

Tipos de contadores eléctricos

A lo largo de muchos años, hemos convivido con electrodomésticos que han disparado nuestros recibos de la luz, y por eso hemos contado siempre con un contador que nos permite medir nuestro consumo, aunque es cierto que muy a menudo ha pasado desapercibido en nuestros hogares, con la única función de morder el polvo. Sin embargo, la crisis económica le ha devuelto todo ese protagonismo que debiera tener desde sus orígenes, y es que con tantos gastos a nuestro alrededor, ahora es imprescindible tener un control absoluto sobre todo nuestro consumo en el hogar. Sea o no sea una prioridad para ti, siempre es bueno y enriquecedor saber cómo se lee un contador de electricidad, especialmente para cuando surjen pequeños problemas al respecto.

Lo primero que hay que saber es que la función de un contador de electricidad es medir la cantidad de electricidad que consumimos en un espacio (en nuestro caso, hablaremos de una casa), mesurado en kilowatios-hora (kW/h). ¿Por qué debemos leer nuestro contador de manera frecuente? Los números nunca han sido un gran atractivo visual para los seres humanos por la frialdad que representan, pero en esta ocasión relacionarnos con ellos nos puede ayudar a controlar el consumo de energía en casa y, en consecuencia, evaluar la eficacia de nuestros electrodomésticos, incluso averiguar cuál es el consumo de luz que realiza cada uno de estos aparatos en el hogar. Si tomamos nota del registro de cada consumo, podremos determinar cómo se distribuye el dinero que pagamos por la electricidad y, al mismo tiempo, si estamos aplicando algunas medidas de ahorro energético, podremos comprobar antes de que nos llegue la factura si están siendo efectivas y están reduciendo nuestro consumo.

Para tomar la lectura del contador, simplemente tomamos nota de los datos de lectura que aparecen en nuestra última factura de electricidad. Ahora restamos esa cantidad al número que marca actualmente nuestro contador. Y el resultado será el número total de kilowatios-hora que hemos consumido desde nuestra última factura. Actualmente encontramos dos tipos de contadores:

  1. Mecánicos: Dentro de esta tipología, podemos encontrar también diferentes modelos. Existen unos que generan la lectura en una serie de relojes. En este caso, anotaremos el número más pequeño de los dos entre los que se encuentra la aguja. Si la aguja sobrepasa el número 0, anotaremos el número más alto. El otro tipo de contador mecánico, más común, cuenta con un contador de cinco números cuya cifra va en aumento según consumimos y debajo encontramos una ranura, a través de la cual se ve un disco que gira a una velocidad directamente proporcional a la energía que se utiliza. Para saber exactamente cuánto consume un aparato eléctrico determinado, solo tenemos que apagar todos los demás y contar las veces que pasa la marca en una unidad de tiempo determinado. El error de medida está comprendido entre el +2% y el -2%.
  2. Electrónicos: El nuevo contador inteligente dispone de un sistema de telegestión, al contrario que el anterior, que sirve para que la compañía eléctrica pueda conocer la medición a distancia, evitando por tanto el desplazamiento de técnicos a nuestra casa. Los datos aportados sobre el consumo son más exactos, con un margen de error entre el +0,5% y el -0,5%. Asimismo, disponen de un Led rojo que se ilumina un instante cada vez que se supera una cantidad de energía. Este contador, bien utilizado, permite a los usuarios aprovechar la tarifa horaria más barata y apagar aquellos equipos que están gastando de forma innecesaria para poder ahorrar.

Tengamos en cuenta que en España muchos contadores están ubicados en la finca común del edificio de propietarios, por lo que es más engorroso llevar un seguimiento de nuestro consumo. Pero como ya sabremos, se pueden adquirir aparatos de medición paralelo del consumo del hogar que facilitan este control.

Fuente: facilisimo.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...