Cómo instalar un calentador eléctrico (incluye vídeo-tutorial)

En este artículo encontrarás una guía sencilla con pocos pasos para aprender a instalar un termo eléctrico en el hogar.

Instalar un calentador eléctrico es otra de las reparaciones domésticas a la que nos podemos enfrentar en cualquier momento de nuestra vida, bien porque acabemos de reformar la casa o porque vayamos a instalar el primer termo. No es una tarea complicada, aunque estemos acostumbrados a que todo este tipo de aparatos sean manipulados por los expertos correspondientes, pero si podemos ahorrarnos un dinero adquiriendo unos mínimos conocimientos de instalación mucho mejor. Veamos ahora los pasos a seguir para la correcta instalación de un termo eléctrico.

El calentador puede instalarse bien para suministrar agua a una habitación concreta (como el cuarto de baño) o bien para distribuirla por todo el hogar, que es lo más común. En primer lugar, tendremos que vaciar la zona de instalación y por supuesto limpiarla bien. En caso de que nuestro termo vaya a sustituir otro antiguo, será necesario cerrar la llave de entrada para que no pase el agua y también imprescindible desconectar la instalación eléctrica. Cuando nos hayamos asegurado de estos pasos previos, retiraremos el termo antiguo de la pared aflojando los puntos de unión y descolgándolo de sus elementos de sujeción.

Ahora procederemos a colocar en la pared el nuevo termo eléctrico. Este es uno de los pasos fundamentales en su instalación: la fijación del aparato bien a la pared o bien a un soporte específico. Tenemos que tener en cuenta las dimensiones de la caldera. Aproximadamente, para que os hagáis una idea, necesitaremos entre 14 y 25 cm de pared para un depósito de 100 litros. Si se trata de una sustitución de termo lo colocaremos donde estaba el antiguo, pero si lo vamos a colocar por primera vez es recomendable que el termo se instale en el punto más cercano a la zona de consumo y, por supuesto, en posición vertical.

Para una correcta sujeción, os recomiendo utilizar clavijas de expansión que pueden soportar sin problema hasta 500 kg de peso, y estos termos eléctricos no suelen ser nada ligeros. En función del peso de la caldera, necesitaremos clavijas de menor o mayor diámetro (entre 15 y 18 centímetros mínimo para pesos de 150 y 250kg respectivamente).

calentador

Cuando el termo esté fijado en la pared, procederemos a conectar nuevamente los tubos de entrada y salida de agua. Es muy importante que tanto el conducto de agua caliente como el conducto de agua fría tengan el mismo diámetro. Así mismo, es fundamental que el calentador se conecte a una toma de tierra con máximas garantías de seguridad y, según qué modelo de termo, quizá necesitemos una válvula reductora de presión, en función de la red de suministro del aparato. Con estas consideraciones en cuenta, solo tendremos que agarrar el manual de instrucciones y seguir las instrucciones de la guía de nuestro termo eléctrico para finalizar correctamente su instalación.

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...