Cómo quitar el papel de la pared sin daños

Para quitar el papel de la pared eficazmente, debes reblandecer primero el pegamento que lo está sujetando. Para ello, puedes usar algunos remedios caseros como el suavizante de la ropa o el vinagre blanco, entre otras cosas

quitar papel de la pared

Si tienes una casa antigua, es probable que las paredes estén recubiertas de viejo papel pintado. Este papel suele estar desfasado y ser de los tiempos de la guerra civil, así que es la hora de quitarlo y cambiarlo por otro tipo de decoración. 

El problema es que el papel lleva mucho tiempo pegado, algo que hace que se tenga que quitar con mucho cuidado, pues podría estropear la pared del todo. Si tienes que quitar el papel de la pared, no te preocupes, pues hoy te enseñaremos a hacerlo sin estropear absolutamente nada. 

Trucos para quitar el papel de la pared sin daños

En primer lugar, vamos a ver algunos métodos para quitar el papel de la pared con remedios caseros. Generalmente, el suavizante de la ropa y el vinagre blanco pueden ablandar el pegamento del papel pintado, logrando que se quite más fácilmente. Tan sólo debes mezclarlo con agua en un pulverizador y rociar la pared con la mezcla. Después de eso, esperas un tiempo a que actúe unos 20 minutos y usas la espátula para así, quitar el papel con más cuidado. Si este remedio no funcione, añade lavavajillas. 

Como vas a humedecer la pared, debes tener cuidado con los enchufes si no quieres provocar un cortocircuito. Cubre los enchufes con cinta aislante con papel de periódico y corta la corriente eléctrica mientras estás trabajando, para poder hacerlo con una mayor seguridad. 

Eso sí, por muy cuidadoso que hayas sido, siempre puede quedar algún residuo de papel que dañe tu estética. Para eliminarlo, simplemente vuelve a echar la mezcla sobre él y retira con mucho cuidado con ayuda de tu espátula. En esta ocasión, la paciencia es la clave del éxito. 

En el caso de que el pegamento esté demasiado duro, puedes ayudarte con una pequeña navaja o cutter para facilitar el trabajo. Corta con mucho cuidado el papel y saldrá con mayor facilidad. 

Si has encontrado este artículo tarde y has dañado la pared, no te preocupes, pues aún puedes reparar los desperfectos con relativa facilidad. En el caso de que haya sido una pequeña grieta o hueco, usa un poco de masilla para taparlo y la espátula para aplanarlo y que quede exactamente igual. En el caso de que sea más grande, tendrás que usar cemento para rellenar la pared. 

En cualquier caso, pintar la pared cuando hayas terminado es imprescindible, ya que así no se notará nada la masilla o el cemento. Eso sí, asegúrate de haber eliminado antes todo el papel, para evitar pintar encima de sus restos. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...